En bici por los “Aiguamolls de l’Empordà”

Pedalear por este Parque Natural entre prados de cultivo y bosques de ribera a través de la franja litoral, en donde algunos tramos coinciden con el sendero GR- 92 ( sendero del mediterráneo ), se nos presenta como muy interesante e instructivo, ya que durante los 34 kms de la ruta circular, nos vamos a ir encontrando con puntos de observación, miradores y paneles de información que nos permitirán conocer en profundidad este extenso espacio natural.

También, porque no comentarlo, es un buen ejercicio que nos ayuda a fortalecer los músculos de las piernas sin poner en aprieto a nuestras articulaciones. ¡ Ah¡ y sin olvidar mencionar el subidón que notamos al poco de pedalear ya que el mayor bombeo de sangre por todo el cuerpo nos permite una mayor difusión de endorfinas y otras sustancias beneficiosas como la dopamina, la notopinefrina y la serotonina. ¡A pedalearrrrr !

Se puede comenzar en varios puntos, nosotros, aparcamos el coche cerca de la ermita de Sant Antoni Abad (S.XVII) y lo iniciamos en El Cortalet.

Seguimos hacia Passera de la Muga 4’1 km. La Rubina 2’0 km. Estany del Tec 1’0 km. Rec del Mitg 1’1 km. Bases de les Garrigues 2’3 km. Els Aspres 3’1 km. Estany de Vilaüt 1’6 km ( al que no llegamos ya que nos han dicho que en este momento está seco y no hay apenas fauna). Ecomuseu-Farinera de Castelló 6’9 km. Sant Joan Sescloses 3’1 km. Resclosa de Vilanova de la Muga 3’4 km. Castelló d’Empúries 3’2 km. La Muga 2’8 km. Ermita de Sant Antoni 2’6 km. Y regreso al punto de inicio en El Cortalet 1’5 km.

El itinerario muy llano y muy bien indicado transcurre por la reserva de las lagunas: El Cortalet, La Rubina, El Tec y Vilaüt, atravesando tres municipios: Castelló d’Empuries, Pau y Peralada.

Los “Aiguamolls de l’Empordà” o humedales, conforman un Parque Natural que consta de un conjunto de marismas generadas por el curso final de los ríos Muga y Fluvià, situados en el Alt Empordà; y el Ter y Daró, en el Baix Empordà, en Catalunya.

Comprende 4.824 ha formadas por dunas, lagunas salobres y dulces, prados inundables y zonas de cultivo.

El proyecto de Empuriabrava, puso en peligro el área.

En 1983 el Parlamento de Cataluña aprobó la Ley de declaración de parajes naturales de interés nacional y reservas integrales, y los humedales del Alt Empordà quedaron protegidos, quedando clasificados como Parque Natural. 

En el Parque hay un buen número de masías y cortales esparcidos por la llanura encontrándose bien integrados en el paisaje.

Se denominaban “cortals” a estas edificaciones en donde habitaban los primeros agroganaderos. Hoy día la palabra ha sido sustituida por la de “masies”.

La vegetación de los humedales presenta unas características especiales que la hacen bastante diferente a la de las zonas cercanas. Se combinan cultivos con zonas de pastos, de valor tanto biológico como paisajístico.

Hay muchos miradores y puntos de observación interesantes que no queremos dejar atrás sin tomar alguna foto, por lo que vamos parando durante el trayecto. Con tanto subir y bajar de la bici (que alternamos por derecha e izquierda) estamos haciendo muchos estiramientos de piernas; mañana agujetas aseguradas… ¡Bicarbonato!

Los cultivos ocupan un gran porcentaje de la superficie del parque. De los cereales de invierno (cebada, trigo) y alfalfa se ha ido pasando al maíz, el sorgo, el girasol y los frutales.

Las lagunas salobres litorales, llamadas localmente latas, se encuentran detrás de la playa, entre las desembocaduras de los ríos Muga y Fluvià. La vegetación que rodea las latas, son plantas adaptadas a la salinidad del suelo, como salicornias y juncos, a estas lagunas se les llama localmente salsura.

La vegetación de los suelos salinos son vegetales muy especializados.

Conforman hojas suculentas y carnosas, como las salicornias o el salado blanco, o junciformes como, el junco marino o la espartana.

Y del pedaleo pasamos por fuerza mayor a caminar…

Hace años se podía ir en bici por todo el parque. Nos sorprende que haya un recorrido que solo se pueda hacer caminando. En fin la normativa manda, por lo que dejamos las bicicletas y a caminar se ha dicho…

Comenzamos en Castelló d’Empúries, en el Cortalet (centro de información) donde obtenemos un mapa. El sendero es más que amplio…¡Qué lástima que no permitan circular en bicicleta!

Seguimos la señalización y nos topamos con el lago artificial del Cortalet, para la observación ornitológica principalmente.

Seguimos hacia el observatorio Senillosa, antiguo silo de arroz de 22 metros de altura.

Desde donde disfrutamos de unas vistas panorámicas del parque, la playa de Can Comes y l’Empordá.

Más adelante por una amplia pasarela de madera cruzamos el río Muga, para llegar al Estany del Tec donde desde su mirador Carles Fages de Climent observamos a lo lejos a varios grupos de patos collverd.

Seguimos la pista que nos lleva hasta la playa de la Rubina, una de las pocas salvajes de Catalunya. Estamos disfrutando como dos colegiales en una visita cultural.

Playas y arenales costeros están presentes en toda la franja litoral del parque, siendo las únicas playas vírgenes que quedan en la Costa Brava. 

Volvemos a la ruta señalizada para atravesar el canal del medio ( cuya finalidad era llevar agua para hacer funcionar los molinos) y llegar a Sta. Margarida.

La laguna de Palau atravesado por canales de desagüe tiene un nivel de inundación que favorece la presencia de “carrizo” ( gramínea de hasta tres metros) que no deja ver el agua. El carrizal es importante como lugar de conservación de aves. La zona inundada de forma permanente es un refugio tranquilo para muchas especies.

Se han llegado a observar 327 especies de pájaros, entre las que cabe mencionar la cigüeñas (o gantes, como se conocen en el Empordà), el pato collverd, la garza real y la focha.

Actualmente, también se puede observar la nutria, gracias al proyecto de reintroducción de esta especie. 

Delante de las costas del Parque Natural hay una zona de aguas marinas de fondo arenoso. El golfo de Roses resguarda el hábitat de las fuertes tramontanadas. 

La vegetación de los arenales, está adaptada a este ambiente inhóspito, como la cizaña de playa localizada en primera línea, frente al mar, y el borrón situado sobre las dunas.

El Fluvià y la Muga están atravesados por un conjunto de canales de drenaje de vegetación particular, donde dominan los carrizales, el carrizo, las balcas y el junco de estaño, el lirio amarillo, y la salicária.

En ciertos períodos del año, el agua dulce inunda prados y es pasto de bovinos y équidos.  

En los márgenes de los ríos crecen los bosques de ribera o conjuntos de sauces, álamos, chopos, alisos, olmos, fresnos y tamarindos.

La vegetación de agua y lacustre de las lagunas y cursos de agua tienen el aspecto del agua florida de plantas flotantes como los ranúnculos acuáticos o plantas sumergidas.

Los Aiguamolls son uno de los espacios naturales de Cataluña en los que se observa una mayor variedad de especies animales. Los pájaros hacen de los Aiguamolls su refugio y lugar de descanso y son más de trescientas especies, muchas de ellas protegidas y de gran belleza. Las especies vinculadas a los ambientes acuáticos son las más representativas y abundantes.

Entre los pájaros nidificantes más abundantes se encuentran el pato collverd, la polla de agua y la cuereta amarilla.

La cigüeña blanca que había anidado ocasionalmente en la zona, cuenta en estos momentos con una población de unas cuarenta parejas, gracias al proyecto de recuperación iniciado en 1987.

Durante los períodos migratorios (febrero-junio y julio-octubre), miles de pájaros utilizan estos humedales como lugar de reposo y alimentación, especialmente durante la primavera y con viento de tramontana.

 En invierno, en estos humedales, así como la bahía de Roses, se encuentran una gran cantidad de aves que vienen del norte y centro de Europa.

Terminamos el circuito a píe encantados. Hemos empleado cuatro horas que han sido muy relajantes. Contemplar la fauna en su hábitat natural es un soplo de paz para el espíritu. El día fresco ( 3°/ 14°) con un sol radiante nos ha hecho conocer los Aiguamolls de l’Empordà en todo su esplendor.

De regreso al coche nos decimos: ¡Volveremos!

Galería de imágenes:

4 thoughts on “En bici por los “Aiguamolls de l’Empordà”

  1. Isabel i Mario, gràcies per compartir aquesta experiència, realment aquest espai del nostre país és una meravella i val molt la pena visitar-lo i gaudir-lo com heu fet vosaltres, moltes gràcies i una forta abraçada 😘😘

    1. Ens alegrem que t’hagi agradat el post. Es una benedicció tenir llocs de natura tan al abast i poder caminar o pedalejar al seu voltant. Gracies pel comentari. Una abraçada. Conmasde70

  2. Holaaa
    Un itinarari molt interesant i bonic. Aneu buscant els llocs mes bonics de Catalunya, seguiu aixis,
    Ens feu disfrutar com si també hi fóssim.
    Gracies
    Petonets

    1. Els aiguamolls son un paradis de calma, pau i tranquilitat. El día ens va acompanyar amb un sol radiant. La natura fa molts regals, i nosaltres en som consciens.
      Una abraçada de conmasde70

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.