Volver a casa por Navidad / República Dominicana

Por Navidad, la pregunta que uno se hace todos los años, cuando un miembro de la familia está  al otro lado del charco es: ¿Vienes o vamos?

Tenemos un hermano en América,en la República Dominicana, “El tío de América”, y esta vez, ¡VAMOS!Al llegar, después de un vuelo Barcelona/Paris, en el que por motivo técnico esperamos más de tres horas la conexión del transoceánico que lleva a destino, la compañía nos invita a comer en uno de los restaurantes del aeropuerto. Despés de un vuelo de 12 horas, aterrizamos en  Punta Cana en República Dominicana,   y lo que deseamos es recoger el equipaje y salir zumbando a estirar las piernas, tomarnos una piña colada y ver palmeras. Pero antes, hay los consabidos trámites aduaneros, para los que casi siempre se organiza una buena cola, pero en fin, aquí no se estresa nadie, todo va a otro ritmo y eso es lo que venimos buscando. ¡ESE RITMO TROPICAL!

Indicador de tasa de entrada

A la llegada es cuando se tiene que mantener la calma, pues es el momento de jugar al divertido o cansino juego ( según hayas descansado o no en el avión) de los trámites de llegada ( aquí el trabajo de viajar).
– Rellenar unos documentos de letra muy pequeña, de pie, apoyándose en un mostrador (sino lo has hecho en el avión, a veces no te los proporcionan)
– Pagar la tasa turística (10€ o 10$), haciendo más o menos cola según el orden de salida  ( si se coincide con el aterrizaje de otro avión, puedes estar una hora larga. La llegada por Punta Cana es mucho más ágil que por Santo Domingo capital. Sin foto ni impresión de huellas digitales. Por lo que aún llegando dos aviones a la vez, la verdad es que todos lo trámites van rápido.

ES ACONSEJABLE:
-Tener preparados los 10€ o los 10$
-Llevar los papeles ya rellenados en el avión (se pueden pedir a la tripulación durante el vuelo)
-No perder la calma sino ves tu equipaje en la cinta transportadora, a veces los retiran a un lado de la misma.
-No subir al primer taxi que te ofrezcan. Negociar  antes el precio del trayecto.
-Enterarse del horario de bus público según destino, dependiendo de la hora de llegada quizás tendrás que alojarte en un hotel, por lo que si cuentas el bus, hotel y taxi a la terminal de buses, sale más a cuenta un taxi a la llegada ( negociando el precio). Por ejemplo un taxi de Punta Cana a Las Terrenas puede costar 300$ o 350$.Al salir al vestíbulo, ya con el equipaje recogido, se nos presenta un joven dominicano con un letrero que reza ” CAMADA RODRÍGUEZ “, o sea que nuestro hermano (“El tío de América”) nos ha mandado un emisario. Salimos en una Toyota Siena por la vía rápida, en dirección a “Las Terrenas”. Hace bastante calor, 27º, lo que encontramos delicioso, habiendo dejado Barcelona a 10º. En el coche con el aire acondicionado a 21º nos acomodamos y poco a poco vamos dormitando con los respaldos completamente estirados. ( el trayecto hasta llegar a abrazarnos con nuestro hermano es de 3 horas largas). Hoy la”camada” con 72, 69 y 61 respectivamente, estamos jubilados y separados por el gran charco, por lo que al menos una vez al año, alguno de los tres intenta cruzar, por aquello de que “la sangre tira”…

Navidad en el Caribe es algo muy diferente, entrañable y verdaderamente tiene “mucha “tirada”.En “Las Terrenas”, las luces y decorados de Navidad este año están realizados con mucho ingenio. (La mayoría con botellas de agua recicladas).El pueblo se llena de turistas que llegan principalmente buscando “el calorcito caribeño” y también deseando unas navidades diferentes.Lo mejor para nosotros que venimos del frío invernal, es poder gozar de tan maravillosa temperatura, tomar el sol y disfrutar de los templadas aguas.Aichhhh! “El vinticinc de decembre sol sol sol” (el 25 de diciembre sol, sol, sol)

El abanico de excursiones es amplísimo: Cascada de Limón, Haitises, Playas : Bonita, Cosón, Frontón, Punta Popy, Morón, Ballenas…etc                          Nosotros como conocedores de estos lugares, esta corta semana va a consistir en relax, vida familiar y conversación.Con nuestro hermano es ir como con el mejor guía privado de la zona. El sabe encontrar para nosotros los lugares menos concurridos, por lo que le dejaremos (como siempre hacemos) que la iniciativa la lleve él. ¿Qué nos hará descubrir en esta ocasión?… Quiere llevarnos a tantos lugares y hacernos hacer tantas cosas, que al final decidimos no visitar nada nuevo y descansar. Es distinto cuando se tienen muchos días por delante, pero con tan solo diez días, preferimos hacer lo que se dice ¡Vida familiar!

Juntos, recordamos tantos momentos felices de nuestra infancia, como esta postal de Navidad que nos hizo “nuestro papá” como felicitación navideña familiar.

Intentamos hacernos una foto que la emule, 60 años después… aunque el decorado no va a ser tan invernal…En un rincón de la terraza en un plis plás montamos un pequeño estudio y simulamos las mismas posiciones. Después de muchas risas…¡La conseguimos!

Las playas son formidables, puedes buscarlas solitarias o concurridas, hay muchas para elegir. Los jóvenes surfistas son amantes de navegar en Punta Popy donde encuentran ambiente deportivo. A nosotros nos gusta ir en bicicleta, recorrer varias zonas e instalarnos donde no hay nadie. Incluso en Navidad que es  la época con más visitantes, es posible encontrar muchos puntos solitarios. Este año pasaron por aquí varios huracanes: José , Maria… que aún no siendo devastadores produjeron bastantes daños en la zona. Se pueden ver grandes troncos que el mar trajo a las playas, los que son perfectos como respaldo de lectura. Leer, dormitar, caminar por la orilla, o no hacer nada es el deporte favorito, una vez hemos encontrado la playa del día.

Para quienes no la conozcan, recomendamos un lugar privilegiado de escapada, “Playa Frontón”.Un paraíso para amantes de la soledad. Se puede ir y volver en un mismo día pero lo maravilloso es hacer acampada libre, que es, sin lugar a duda, estar en otra dimensión,”la de Crusoe”. Buceo, senderismo, nudismo….(sobretodo se asegura la soledad). 

Situada en el extremo noreste de República Dominicana, es una playa salvaje y desierta. Abierta al océano Atlántico, solo accesible con barca o lancha desde Las Galeras. (se contratan en el mismo pueblo). La barca entra por un canal natural abierto en el arrecife

Normalmente, uno puede estar solo y aislado completamente. Considerado uno de los más interesantes puntos de buceo en Las Galeras, cuando el mar está en calma. El snorkel permite disfrutar de la gran variedad de coral y peces tropicales de colores.

Puedes quedarte  en la playa con lo necesario para pasar un día, una noche con tienda de camping, comida, bebida y agua embotellada. La playa no cuenta con ningún servicio. Si se quiere pernoctar, hay que llevar consigo todos los útiles de camping. La acampada es libre por lo que uno puede pasar varios días, solo es cuestión de quedar con el barquero para el día de regreso y no convertirte en un “Robinson” forzado.

Es acosejable llevar una buena mosquitera, repelente de insectos e incluso encender una hoguera…los insectos devoran, a partir de la puesta de sol.

La playa no es práctica para nadar cuando la marea está baja, ya que el lecho marino está cubierto de corales y erizos de mar (por cierto la mayoría de coral en peligro de extinción). Sin embargo hay pequeñas entradas con el fondo de arena que permite bañarse sin problemas.Es una playa muy especial ya que tiene detrás un impresionante acantilado de unos 50 m. de altura y por delante el océano, que se extiende hasta el horizonte.Desde la playa principal se puede acceder a dos pequeñas playas, a pie o a nado. Es maravilloso no ver ni una sola embarcación.Parece que fue ayer cuando llegamos, los días en família han pasado volando.    Al preparar el equipaje de vuelta nos damos cuenta de que tan solo hemos utilizado un par de camisetas y un pareo. Aquí en Las Terrenas necesitamos tan poco…

Galería de imágenes…