PANAMÁ II / Guna Yala (San Blás)

El lugar que nos parece más interesante para visitar en Panamá son las  islas desiertas de arena blanca, palmeras tropicales repletas de cocos y aguas transparentes de Guna Yala  en el archipiélago de San Blas,.Tardamos 6 horas desde Panamá City hasta llegar a ese paraíso, mejor dicho hasta llegar a los 365 paraísos (uno para cada día del año) que componen las islas de San Blas en el Atlántico.
Son como salpicaduras sobre el mar, unas mayores que otras, algunas habitadas por indígenas de la etnia Guna con lengua costumbres y bandera propia.

La bandera de su autonomia por cierto es como la española con una cruz gamada a la inversa de la nazi.Es una sociedad matriarcal que aún hoy lucha por mantener su autonomía frente al gobierno panameño. Sus habitantes suelen ser de pequeña estatura, de carácter afable pero reservado.
Llegar hasta aquí no es ni fácil ni tampoco barato.  Aunque hay un aeropuerto en El Porvenir, es más económico llegar en coche desde ciudad de Panamá.
El desplazamiento hasta el puerto de  Carti se debe de realizar en vehículos 4×4 pues la ruta es muy accidentada con grandes pendientes y ascensos con calzadas muy estrechas y deficiente pavimento con múltiples baches. Cada kilómetro recorrido muestra la espesura y densidad de la selva. La carretera no es la mejor del mundo y hay curvas, lomas de montaña y tramos sin asfaltar. El chofer nos alerta de la visión de una familia de monos Tití cruzando por delante, ¡Tan diminutos!
Al cabo de unas 3 horas de trayecto llegamos a puerto Carti, de donde salen las barcas hacia el destino escogido.
Dependiendo de la ubicación de la isla elegida el viaje es más o menos largo, entre 1 hora y 2 horas.
Hay dos maneras de visitar a los Gunas  de San Blas:Una es hospedarse en cabañas sin apenas confort en algunas de las islas permaneciendo con poca posibilidad de desplazamiento…Otra, más costosa pero tremendamente más espectacular y atractiva es realizar la estancia a bordo de embarcaciones de recreo ya sea velero o catamarán.

Guna Yala está subdividida en cuatro comunidades. Las más cercanas a Carti son las más turísticas con mucha influencia occidental. Las más alejadas, conservan aún el talante indígena con su propio lenguaje incomprensible incluso para los españoles.
La Isla Verde, el grupo de las de Coco-bandero, Guardalup, Tiadup, Cambumbia o Mordedup, etc. Para perderse…
La mayoría son pequeñas, bañadas por un mar increíble azul turquesa, con caracoles gigantes y estrellas de mar.
El coco ha sido la moneda de cambio en el archipiélago hasta hace muy poco tiempo pues infinidad de palmeras de altura considerable forman su vegetación casi en exclusiva.

Para cruzar el territorio Guna después de presentar los pasaportes (por derecho de entrada nos cobran 20$/persona). En teoría es para mejorar las condiciones de caminos y carreteras de la región (que dejan mucho que desear)…A más a más al llegar al puerto de Carti como impuesto local cobran 2$. Subimos a una barca (casi llena). Una vez sentados con las mochilas sobre las rodillas, nos proporcionan un plástico muy grande para cubrirnos, ¡Aghhhhh! Solo salir de puerto es una pesadilla, entra agua todo el tiempo. Por suerte el plástico mojado nos impide ver el gran tamaño de las olas. Se hace largo e incómodo. Aunque las chaquetas de seguridad obligadas nos  amortiguan los saltos del bote en la espalda, nuestros traseros quedan descompuestos. Llegamos a destino en una hora y media, al (catamarán L’Eclektic II, con Cristian su capitán y Mariangel la marinera a bordo). Está anclado en una playa de ensueño de la pequeña isla Cambobia donde viven dos familias Guna que en el momento vemos construyendo una casa tradicional.Una vez instalados en la embarcación (anclada cerca de la orilla) desde popa vemos tres estrellas de mar, nos echamos al agua que parece una piscina para fotografiarlas, hay muchísimas. Isabel estrena caja estanca water proof para su iPhone. Al andar por la orilla vemos muchas más. ¡Está lleno!  En un momento contabilizamos cuarenta y dos.Al pasar cerca de una de las humildes chozas, una mujer Guna sale a nuestro encuentro para mostrarnos sus “Molas”:  Los tapetes con los característicos bordados de artesanía que llevan en abdomen y espalda. ¡Imposible entender lo que nos dice!Vemos a un par de niños comiendo, pedimos permiso a las mamás para tomar fotos, acceden aunque la más mayor se tapa la cara. Son afables, nos entendemos por signos, quizás entienden más español de lo que imaginamos.

Esto es espectacular, los islotes son de ensueño…Como los que vemos desde la ventanilla del avión cada vez que sobrevolamos el Caribe y nos decimos: – Mira, nuestra isla, – ¡Sí! Un día estaremos allá…
Pues esa isla hoy aquí en Guna Yala se nos ha hecho realidad…Los colores del agua son preciosos, esos turquesas que pasan a esmeralda y viceversa. El azul marino de la parte de arrecife y los pequeños islotes poblados de esbeltos cocoteros son la estampa del lugar.Nuestra primera inmersion llevando una bolsa estanca hacia la playa nos inspira como si fuéramos un par de náufragos. Damos la vuelta completa en unos 30’. Una pequeña manta-raya de unos 40 cm, entre la arena y las algas…¡Mecachis! No da tiempo a fotografiarla. En el centro podemos ver seis pájaros picoteando un coco semi abierto que levantan el vuelo a nuestro paso. ¡Que paraíso! ¡Gracias Dios!  

Casi siempre nos contenemos en compartir según qué cosas, por no parecer unos “presuntuosos”, pero esta experiencia tenemos que explicarla por ser lo más parecido al paraíso terrenal. Agua cristalina mezcla de esmeraldas y turquesas transparentes que llega hasta la orilla de blanca arena, de la que nacen los cocoteros. Es tan intenso el resplandor del sol reflejado en la arena que daña a la vista sino llevamos gafas oscuras y un buen sombrero con visera.

En esta denominada Comarca Kuna Yala  o Gunayala, un estado dentro de Panamá, con cayos y playas espectaculares, es donde tenemos oportunidad de interaccionar con los indígenas Guna.  Entre ellos (53.000 individuos), tienen su propia lengua. Es una sociedad matriarcal en el que el hombre trabaja y la mujer dirige la família. Mientras que Panamá es una amalgama de gente diversa: indígenas, caribeños, cimarrones, hindúes y chinos. El territorio del Archipiélago de San Blas está exclusivamente poblado por la etnia Guna.   La región de Guna Yala limita con el mar Caribe, con las provincias de Darién, Emberá y la vecina Colombia.La comarca abarca unos 2.300 km2, repartidos en una franja de tierra de 373 kms y su parte más conocida son las 365 islas que rodean la costa. Es una zona autónoma y gobernada con recelo por todos ellos, hoy dueños y señores de estas tierras, aguas e islas. A Conmasde70 nos encanta que estás gentes  se mantengan en el  empoderamiento de su cultura. Su autosuficiencia es admirada por todos los viajeros que respetamos sus reglas.Ellos llevan mucho tiempo viviendo en estas islas, con problemas con Colombia que les arrebató sus tierras y también con el gobierno panameño,  hasta que en 1925  los indígenas Kuna (ahora llamados Guna) se levantaron en armas y se sublevaron contra la nación. Finalmente firmaron un acuerdo que les permitió conservar su independencia y gestionar su territorio, logrando así mantener intactas sus raíces y tradiciones.
La comunidad Guna conserva su identidad cultural a toda costa,protegiendo su selva de las empresas madereras y prohibiendo la construcción de hoteles con estructura de cemento. Son gente de fuerte carácter y arraigadas tradiciones y quieren mantener a toda costa su identidad cultural.Por su belleza, sus aguas transparentes y sus islas vírgenes de arena blanca, es un archipiélago paradisíaco.
Es muy interesante tener la ocasión de convivir con los Guna.

y conocer sobre su cultura, estilo de vida y costumbres. El contacto hace que conozcamos un poco de su historia que encontramos sorprendente a la vez que interesante. Sus tradiciones de un principio provienen de tres diosas llegadas de las estrellas que les dejaron la protección de los dibujos de Mola con los que las mujeres pintaban sus cuerpos desnudos. Después de la llegada de los españoles esta protección se convirtió en sus paños bordados de varias capas de telas con que cubren abdomen y espalda.Las familias tienen un “Uchus” o fetiche de madera tallada en forma de humano. El chamán les da vida y lo regala (no se puede vender o comprar), tienen que darle buen trato y venerarlo para gozar de su protección.Cuando una chica está cercana a su primera menstruación, la familia compra y comienza a engordar un cerdo para la importante celebración a la que acudirá toda la comunidad.Lisa una “mujer Guna travestida” nos explica muchas cosas respecto a la ceremonia de su sobrina. La cultura Guna acepta la transexualidad, por esta razón “ella” no viste el Mola.Los hombres traen hojas de la selva para cubrir unas galerías de palos y bastidores, donde al final del recorrido se encuentra la niña cubierta con una sábana blanca y la cubren como si estuviera dentro de una pequeña choza. Seguidamente con griterío y golpeando las hojas con palos intentan atemorizarla. El conseguirlo es indicativo de su candor e inocencia de niña…Después de seis días de baños de purificación con agua salada la bañan con agua dulce vertida en cuencos de “tapará” durante un día en colaboración con todas las mujeres de la familia.  A continuación pintan su cuerpo desnudo con el líquido negro de unas raíces a excepción de los ojos. Empieza la fiesta, hombres y mujeres por separado. El banquete a base de pescado, arroz y puerco acompañado con la bebida “ chicha” alcohol de caña de azúcar y plantas en maceración y varias fermentaciones. Cuando se retira el último invitado le cortan el pelo. ¡Ya es mujer! Ya puede llevar el Mola. Los abalorios en brazos y piernas más adelante cuando se desposa. Como hecho curioso añadir que una familia Guna con cuatro hijos varones en caso de la llegada de un quinto, éste es educado como una mujer. A los niños pequeños se les enseña a pescar y a las niñas a confeccionarse el mola. En esta sociedad se acepta totalmente la ambigüedad sexual. A un niño que de pequeño tiene alguna tendencia femenina lo educan como a una niña.
Recapacitando sobre lo vivido diríamos que tienen sabiduría y un modo de hacer personal muy poco influenciable.

Conmasde70 en este archipiélago nos sentimos robinsones del siglo XXI.Vivímos una experiencia única, al surcar las aguas del archipiélago de San Blas a vela con la Mayor y la Génova al viento.

Además de disfrutar en una isla solitaria e idílica, navegamos a otras que cuentan con arrecifes coralinos y buen fondo para el buceo.Las más pequeñas parecen sacadas de la novela de Robinson Crusoe.En menos de 5 minutos ya les hemos dado la vuelta. Todas con esbeltos cocoteros, pequeñas playas de fina arena blanca, en alguna hay rústicas cabañas con techos de paja,  agua azul turquesa y ….

Justo enfrente de nuestra isla se encuentra otra pequeña deshabitada también  y es fácil ver otros islotes diseminados en el horizonte.
La vista se pierde y la gratitud aflora cuando uno está en este paraíso.


Entre buceo, pesca con caña, amaneceres, atardeceres, y la caricia de las olas junto a la embarcación hemos disfrutado sobremanera de este lugar idílico. Una isla virgen donde hemos vivido una experiencia extraordinaria. Un verdadero paraíso en la tierra que los indígenas Guna procuran siga intacto.Así lo deseamos aunque, entre nosotros, pensar eso es una utopía… Hay islas que desaparecen engullidas al morir su última palmera.Conmasde70 colaboramos plantando un coco. Nos sentimos obligados a intentar preservar este paraíso.

En principio teníamos previsto al salir de Puerto Carti dirigirnos a la región del Darién, para conocer
El Parque Nacional de Darien el mayor de todo Centroamérica, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Un territorio en el que viven aislados indios Emberá y Woouman. Esta región comprende un área selvática y pantanosa ubicada en el límite de América Central (Panamá) y América del Sur (Colombia), que ha funcionado históricamente como una barrera natural a la comunicación por carretera entre ambos subcontinentes pues la Panamericana, se interrumpe a dicho nivel y por ello se denomina el Tapón del Darién.Seguramente el Darién es un lugar fantástico y salvaje, pero a la vez por la información recibida a día de hoy, es  peligroso pues su configuración selvática ha  convertido él área en el telón propicio para el paso irregular de migrantes, narcotráfico, incluso una red de tráfico humano cuyos alcances son difíciles de cuantificar.
Conmasde70 llegamos a la conclusión de que explorar el
parque con o sin la ayuda de un guía profesional es arriesgado. Además, se deben realizar formalidades previas a nivel de embajada, lo que vemos complicado.
En los últimos años, Panamá ha recibido desde Colombia una oleada de migrantes originarios de países tan diversos como Cuba, Haití, Somalia o  Bangladesh, todos ellos decididos a aventurarse por el Darién para llegar a Estados Unidos.

Conocida la información, decidimos viajar hacia Colón y Portobelo, lugares mucho más tranquilos hasta nuestra salida hacia Cuba.

Continuará…

Galeria de imágenes:  

Continuará…

10 thoughts on “PANAMÁ II / Guna Yala (San Blás)

  1. Bueno per fi ho he pogut llegir sencer. Guna Yala es un auténtic paradís, pero a més molt interessat la cultura, les costums, les etnies, la seva gent, crec que donen per escriure un llibre sobre tot Panamá i dedicant una gran part a aquesta maravellosa regió. Pensat-ho Isabel que, ara que ja deus está acaban el llibre actual (que tinc moltes ganes de llegir), dons el seguent podria ser sobre aquest maravellós tros de terra poc conegut per la majoria de nosaltres. M’ha agrada moltissim tot el que feu, ara a descansar uns quants dies i quan acabi tot el que está passant torneu a casa i a publicar el llibre, que som molts que l’esparem… No m’enrotllo mes una abraçada i que el confinament sigui lleu 💋💋🤗🤗

    1. Benvolguda Mercé, coneixer els Guna a estat una Bona experiencia, tenir l’oportunitat de coneixer tantes costums, tradiciones, etc de primera mà, ens dona la categoría de “privilegiats”. Viatjar dona molta visió per explicar experiencies en una novela. En realidad tota la novela encara que sigui ficció está molt dirigida a experiencies viscudes de debó. El confinament dona peu per rellegirla i guarnirla. Graciés pels bons desitjos. Una abraçada digital que desitjo pogui ser real. Conmasde70

    2. Hola Isabel!
      M»ha encantat poder gaudir d’aquest paradís que ni sabia que existia.
      Gràcies a aquestes fotos ,que em falten adjectius per qualificar.les de tan fantàstisques que son ,amb aquests color tan intensos i aquesta llum.
      ..També gràcies a tot el que expliques sobre aquesta ètnia tan peculiar i desconeguda.
      Ha estat una estona de llum i de viatjar virtualment .
      Molts petons i a seguir gaudint de la VIDA!

      ..

      1. Es un lloc que mereix ser visitat, et trovas inmers en la natura de la creació. Cuan el model es bonic i precios les fotos surten maques sempre… Una abraçada forta de Conmasde70

  2. Yo boca del toro me he visto to súper guay Isabel muy interesante gracias espero no perderme la 2 de Panamá porque ya sabes que la tecnología no es lo.mio asique os pido disculpas

    1. Un viatge meravellòs. Les fotografies i els seus colors són espectaculars. Molt interessants les referències culturals. L’intercalat de text i fotografia convida a viatjar per tota la informació d’una manera molt didàctica. M’ho he passat molt bé.

      1. Cert el lloc es espectacular i tenim molt a aprendre d’ells. El mon es com una escola . Ens alegra saber que has gaudit. Graciés pel bonic comentari. Una abraçada Conmasde70

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *