Onomichi/Shimanami Kaido/Japón-sudeste asiático 2

Dejamos atrás un grato recuerdo de lo vivido en Myajima , escenas, templos y  paisajes de colores inolvidables.

¡Cuanta belleza descubierta en este bonito país que es Japón!                                  ¡Cuan afortunados somos y también agradecidos a la Vida y a la salud que nos lo va permitiendo!

Sigue la lluvia. El viaje es en trenes de 3ª categoría (de color amarillo) llamados locales. Por nuestra información previa en Google, sabemos que hay que hacer un transbordo. Al intentar hacernos entender en inglés, el vendedor de billetes, escuchando nuestro destino, sale de la garita nos indica mediante gestos que le sigamos y nos lleva a un tren a punto de salir, dando una explicación al revisor. Todo ello con su reverente saludo ritual. ¡Estamos sorprendidos de la amabilidad japonesa! El trayecto en tren local para recorrer los 118 Km. hasta Onomichi, es de 2h. y 24′, con un transbordo en Itzaki. ¡Puntualidad rayando la perfección! Merecen un aplauso tanto conductores, personal, buses, trenes como las impecables carreteras. ¡BRAVO!                                                                                                                   El paisaje no es bonito, por lo que mirar por la ventana no seduce. El trayecto por túneles entre islas es monótono, por un lado el color plomizo que el mar tiene hoy, los puentes grises y a todo ello le añadimos el oscuro color de las zonas industriales y edificios de pisos o casas. ¡Deseamos ver el sol pronto!
Onomichi es una ciudad en la prefectura de Hiroshima, en la costa del mar Interior. Es famosa por el templo budista de Senkō-ji, y su astillero. También por un castillo que lleva su mismo nombre situado en la cima de la colina. Una construcción moderna (1964), y a día de hoy abandonado.Ascendemos hacia la cima por un estrecho camino de escaleras de piedra. Desde arriba la panorámica es preciosa y abarca hasta las islas del mar de Seto. Paseamos sus alrededores hasta llegar al Senkoji Park, donde todos los cerezos están a punto de florecer, excepto uno protegido del frío en una ondonada que ya ha empezado su floración. ¡Cuan precioso tiene que ser este jardín en pleno Sakura! La ciudad es acogedora y tranquila. Por doquier encontramos bicicletas tanto de venta como de alquiler. Paseamos por sus galerías comerciales, los vendedores son pura amabilidad. En una tienda en el momento de pagar nos obsequian con un montón de mandarinas grandes como naranjas. ¡Arigatō!                                  El muelle y su paseo son un emplazamiento agradable que nos recuerda un poco a Amsterdam. Hay muchas gente mayor en bicicleta. Es de los paises en que hemos visto gente muy mayor circulando. Es una gozada verlos tan independientes. Aquí empieza lo que para nosotros es lo más destacable la “ Shimanami Kaido”, la maravillosa ruta que enamora a todo ciclista. y precisamente a eso hemos venido, a dejarnos enamorar… Coincidimos en Onomichi con las finales de Sumo, vemos carteles anunciando el evento a celebrar en Osaka del Haru Basho Como curiosos del deporte nacional Sumo , nos apetece conocer algo sobre el. Se celebran en el  (antiguo gimnasio de la prefectura de Osaka) el Gran Torneo de Sumo del mes de marzo o “torneo de primavera”, del 12 al 26 de marzo. Se celebran competiciones de Sumo  (deporte nacional de Japón). Es un deporte donde un ikishi (luchador) intenta forzar a otro luchador fuera de un anillo circular (dohyō) o a tocar el suelo con una parte del cuerpo a excepción de las plantas de los pies. Japón, país originario del deporte, es el único en donde se practica profesionalmente. Es un arte marcial con historia de siglos. Sin duda, viajar es también no perderse eventos importantes aunque requieran esfuerzo. El Sumo como experiencia deportiva, patriótica y emblemática, no vendrá a nosotros…Por lo que nos interesamos en el hotel e intentamos conseguir dos localidades. (Están agotadas todos los días). “Nuestro gozo en un pozo”… La foto de sumo está tomada de la televisión en directo, de nuestra  habitación, es del 22 de marzo 2018. Nos indican que hay posibilidades en reventa, pero a un precio súper excesivo. ¡Imposible!                                 Vamos a escoger bicicletas para alquilar  y conseguir un buen mapa de la ruta. Mario encuentra un ryokan a medio trayecto, no estamos entrenados para hacerlo de una sola tirada, además hay subidas muy pronunciadas en las que con seguridad nos vamos a agotar. No “available” las bicis eléctricas, por el tema de cargadores. Las buscamos con portaequipajes, ya que vamos a llevar bastantes cosas: doble muda, capelinas, polar…Hacer este recorrido es un reto y una gran ilusión. Es de una gran belleza paisagística ya que se atraviesan 7 islas…¡Aichhhhh!Nos despertamos con el casco puesto! (es un decir) las ganas de hacer la Shimanami Kaido nos impacienta. Hasta que no estamos montados en dos buenas bicicletas no nos relajamos.El transbordador nos lleva a la isla de Mukaishima frente a Onomichi ( isla de Honshu) donde empezamos a seguir la línea azul indicadora de los 76 Kms, hasta Imabari. La ruta ciclista más conocida del Japón. Es una ruta completamente asfaltada, bien señalizada y fácil de seguir. Los ascensos a los puentes son duros ( para Conmasde70). Las pendientes son de un 3% a un 5% , durante de 2 a 5 Kms. Lo más atractivo precisamente es el paso entre estos altos y largos puentes (7) que unen las ocho islas entre sí. Todos ellos, obras de ingeniería moderna. Los hay de doble piso, cableados o con pilares intermedios, pero siempre con paso exclusivo para peatones y ciclistas. Llama la atención sobre los demás el de Imabari, con una longitud de 4’1 Kms y una altura de vértigo. Shimanami Kaido  es la mejor ruta  para disfrutar de la bicicleta pedaleando entre paisajes de ensueño. El circuito consta de amplios carriles dedicados para bicicletas, al lado del carril automóvil, quedando independientes y separados. Se atraviesan puentes que conectan las islas. Es maravilloso poder “volar” sobre el Mar Interior de Seto. Las bicis alquiladas son una mama san”, con timbre, cestita delantera, sin barra y portaequipaje trasero (para Isabel) y una de “chico” con barra para Mario, para hacer los 76 km,de la Shimanami Kaido sobre el Mar Interior de Seto Un verdadero privilegio pedalear alrededor de la vida rural japonesa. Lo hacemos en dos etapas saliendo de Onomochi,40 Km ida-dormir en Omishima y 40 Km hasta el final de la Shimanami Kaido, en Imabari  regreso en ferry con las bicicletas hasta Omishima durmiendo de nuevo en el Ryokan, cena de sushi  y Onsen. Por la mañana vamos de una tirada hasta Onomichi saliendo después del desayuno. La Ruta Shimanami-kaido enlaza la ciudad de Imabari en la provincia de Ehime en la isla de Shikoku con la ciudad de Onomichi en la provincia de Hiroshima, atravesando seis islas – Oshima, Hakatajima, Omishima, Ikuchijima, Innoshima y Mukaishima. Como amantes del ciclismo recorremos la ruta con una distancia de 76 kilómetros en bicicleta. disfrutando y admirando los bellos paisajes del Mar Interior de Seto. ( y otros 76 de regreso, lo hacemos de ida y vuelta)
La ruta está bien señalizada con líneas azules. Hay bastantes trozos que se hacen atravesando la zona urbana que tiene mucho encanto. ¡Ya somos japoneses! ¡Nuestra integración es total ! En la ruta hay bastantes ascensos y descensos, sobre todo las subidas a los puentes son muy duras. Conmasde70 ya necesitamos una bici eléctrica, vamos sacando la lengua, bajando de la bici , bebiendo agua, haciendo fotos y disfrutando del momento ya sea duro o placentero ¡TODO VALE!. La bici “mama san” es cómoda por no tener la barra, pero a la corta y a la larga, en los ascensos el manillar alto es algo nefasto. Isabel, pedalea las subidas con ambas manos en el cesto delantero para mejorar el rendimiento, y en los descensos para disminuir la resistencia del aire.En el circuito vemos astilleros muy interesantes. Desde el puente es como estar en un anfiteatro viendo el espectacular movimiento de los mismos. La empresa Imabari Shipbuilding Co.Ltd., es la Nº1 en Japón respecto a la construcción de barcos. ¡La Shimanami Kaido no tiene desperdicio!                                  Importante es conocer al contrario que otros bloggers opinan, que en el caso de precisar transporte público o privado alternativo a la bicicleta entre islas, tan solo se aceptan las plegables, y que no se pueden alquilar bicicletas eléctricas ya que no hay puntos de recarga en el trayecto. Las bicis convencionales, tan solo los transbordadores las aceptan y varios de ellos con número limitado de plazas.   Las bicis convencionales, tan solo los transbordadores las aceptan y varios de ellos con número limitado de plazas. (el de la ocasión admite sólo cinco bicicletas)

El Puente Tatara-Ohashi, que comunica Omishima con Ikuchijima, es el punto medio de la ruta Shimanami-kaido, aquí paramos por hoy y mañana será otro día. Hacerlo en un solo día es hacer un pedaleo intenso que nos puede agotar, además queremos disfrutar de las vistas y panorámicas que son muchísimas, ¡La ventaja de no tener prisa! Las islas de Ikuchijima y Kouneshima, producen el 30 por ciento de la producción total de limón en Japón. Por todas partes encontramos alusiones al cítrico hasta que no podemos resistirnos a tomar un helado artesanal en  “Italian Gelato Dolce”. El encanto de esta excursión a más de deportiva, consiste en la facilidad de atravesar los pueblecitos de las estribaciones de los puentes. El recorrido de la Shimanami Kaido que conecta las islas de Honshu y Shikoku, puede hacerse en dos direcciones o sentidos: De Imabari a Onomichi, y de Onomichi a Imabari. El nuestro es el segundo. Es igual empezar en un lugar y acabar en el otro, de las dos formas lo haces completo y más aún si vas y regresas, en total se hacen 152kms. En nuestro caso añadimos 36 Kms, extra por desviarnos a dormir con parada y fonda en Omishima. El ryokan escogido es un “ Minshuku” que es una casa particular a estilo tradicional japonés, con comidas especializadas en pescado crudo y marisco. Una experiencia muy deseada mientras preparábamos el viaje. ¡Todo llega! Los sueños muchas veces se realizan. Por fin dormimos en una habitación con suelo de tatami, futones y puertas correderas. (Lo tradicional que vemos en las películas)Cenar reposando las nalgas sobre los talones, desde luego no es lo nuestro. Nos sentamos semi de lado estirando o doblando las piernas por debajo de la mesa. Lo que nos extraña mucho es la cantidad de calzado que tenemos que utilizar: a/ Las zapatillas de ir por la casa. b/ las de salir al onsen/rotemburo. c/ las de suela de madera para entrar en el servicio, ( en la habitación solo hay un pequeño lavabo). A la entrada del dormitorio hay un descansillo donde dejar las zapatillas de ir por la casa y se entra en calcetines…¡Como nos divierte todo este ritual! Estamos disfrutando mucho el pais, viviendo en “nuestras carnes” está vida de cultura oriental que tanto enamora al profano. La despedida es con mucha reverencia y pomposidad. (Nosotros en la intimidad también nos hacemos mutuas reverencias, nos es tan gracioso vernos elegantes con los yucatas…) Nos cargan de mandarinas para el viaje…¡Sayonara! ¡Sayonara!

La bonita puesta de sol conseguida desde el “ rotamburo” es el recuerdo que prevalecerá en nuestras retinas para siempre. Por decoro, discreción y falta de oportunidad, no hacemos fotos de las instalaciones del onsen es imposible poder hacer alguna, tanto la parte de mujeres como la de hombres está concurrida. Lástima, pues nos gusta compartir todo lo que consideramos una gran experiencia interesante, y vivir un onsen con rotenburo, siendo considerados como miembros de la sociedad nipona es algo fascinante. Agradecemos su discreción hacia nosotros, tan solo los niñ@s con su sinceridad e inocencia son más atrevidos con las miradas. Ellos nos ven diferentes sin los ojos rasgados.                                   El descanso después de los kilómetros pedaleados, un baño a 38° y otro a 42° seguido de uno a 10°, más los potentes chorros a escoger…¡Está asegurado!      El regreso es más relajado, ya sabemos lo que nos espera. Creo que es acúmulo de cansancio o los baños calientes…El caso es que en las subidas no vamos tan ágiles y muchos trozos vamos andando junto a la bicicleta. Nos conforma ver que a otros les ocurre lo mismo, y es que la Shimanami Kaido cuesta lo suyo… En resumen diríamos que vale la pena el esfuerzo. Es una ruta especial en la que encuentras diversión, emoción, bellas panorámicas, se atraviesan puentes colosales y te sientes muy feliz, principalmente al haber conseguido el reto de realizarla. Llegamos a Onomichi con el transbordador, devolvemos las bicicletas y vamos al hotel. Tenemos ganas de una buen baño, una cena ligera y seleccionar fotos. Es un gran momento de placer el que precede a quedar dormidos tras la ducha mientras miramos las fotos del día. ¿Quien caerá primero? que más da…

Y mañana tren de Onomochi a  Okayama…¿Nos acompañarás?

Continuará…

Galería de imágenes:

 

 

8 thoughts on “Onomichi/Shimanami Kaido/Japón-sudeste asiático 2

  1. Un viaje espectacular , no tiene palabras unas vistas preciosas, y una macnifica fotografa, sois una pareja estupenda, os deseo mucha felicidad, que Dios os bendiga, besos para los dos.

    1. Muchas gracias Maria, por tu comentario y los buenos deseos. Japón es un maravilloso país con una gente alucinantemente amable. Tenemos mucho que aprender de su educación y civismo. Un abrazo. #conmasde70

  2. HOLA, VIAJEROS INCANSABLES!!! ESTO ES UN MARATÓN DE BICICLETA!!!
    PERO OS DEJARA UN RECUERDO IMBORRABLE .
    UN FUERTE ABRAZO…Y A SEGUIR!!!

    1. Lo pasamos genial cruzando puentes y en los descensos, pero en las subidas…Todo el recorrido por Japón es sorprendente y maravilloso. Seguimos todavía doce días en el pais nipón. Otro abrazo para vosotros. #conmasde70

  3. Muchísimas gracias queridos viajeros ..Gracias ha vosotros yo estoy plenamente viajando y viendo todo lo que vais explicando lo cual me agrada y veo otras culturas y creencias .Besotes de vuestro pin

  4. I tanto que os acompañaré en la distancia !!! Está clar que esteu en moltissima bona forma, per mi seria una gran pallissa. Ara reconec que te de ser molt interessant i bonic, esteu fets uns autentics nipons dormin en un tatami i menjant peix cru sentats a terra !! Jaja quines experiencies mes xules!!! Cuideuse molt i continueu el camí que jo el seguiré disfrutant. Petons..,💛👏💛👏

    1. Nos cuidamos muchísimo, lo necesitamos…Hay días ( casi todos) nos acostamos rendidos, y es que no queremos perdernos nada…Un fuerte abrazo. #conmasde70

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *