Nueva Zelanda / Isla Sur (2ª parte)/ Oceanía

Kaikoura, a 120kms al sur de Picton, es el lugar ideal para hacer avistamiento de cachalotes y delfines. Se pueden ver desde un barco o desde una avioneta o helicóptero. De las tres formas está garantizado poder ver algún mamífero marino durante todo el año, debido a la profundidad de la costa y a la temperatura del mar. Escogemos sobrevolar en avioneta (cuesta lo mismo que en barco) vamos a ir los dos solos, además desde el cielo tiene que ser magnífico. Antes de emprender el vuelo nos enseñan fotos de los posibles mamíferos a avistar. Es interesante escuchar todas las explicaciones sobre el tema. Nos sentimos emocionados ya antes de emprender el vuelo.

La mayoría de las ballenas de esta parte son dentadas. Muy a menudo se pueden ver cachalotes. La diferencia de las ballenas dentadas es que en lugar de alimentarse de placton, ellas cazan sus presas: peces, cormoranes, camarones y calamares gigantes. Los cachalotes para cazar localizan sus presas con un sistema de radar y acto seguido emiten un ruido parecido a un gran bramido intenso que las aturde y seguidamente las ingieren. Es el mamífero marino que se zambulle a más profundidad, hasta 3000m. En la escala de depredadores vivientes posiblemente es el mayor que ha existido
Vemos un gran grupo de delfines saltando veloces cerca de una barcaza. Casi al final del tiempo de vuelo avistamos un cachalote enorme de más de 18 m, que iba en solitario, el piloto nos comenta que es un macho viejo. Lástima que los 40 minutos del vuelo contratado pasan rápido y no tenemos tiempo para sobrevolar de nuevo la bahía. Ha sido muy interesante a la vez que emocionante.

La ruta hacia el Sur nos lleva a atravesar Christchurch la capital de la isla. Tan solo nos detenemos en el aeropuerto a fin de adquirir una nueva Sim ( difícil encontrarla en pequeñas poblaciones)Con el trayecto que sigue paralelo a la costa, nos detenemos a menudo para contemplar las varias colonias de lobos marinos cuya presencia es habitual sobre las rocas cerca de la carretera. Hay que prestar atención ya que se mimetizan fácilmente con las rocas sobre todo si están mojadas.Indolentes casi no se mueven a no ser que ocupes su espacio vital, en cuyo caso son agresivas y más aún si las crías están cerca.

Nos detenemos en Oamaru. La localidad más poblada de esta parte y un buen lugar para ver pingüinos azules y pingüinos ojigualdos caminando torpemente por la orilla para acomodarse a pasar la noche (esto es lo que nos informan en turismo)Allí junto al pequeño puerto al sur se sigue una pequeña carretera en dirección a Friendly Bay en Bush Beach, donde existe una colonia de pingüinos azules. Nos llevamos una decepción pues el entorno está preparado turisticamente para recibir la llegada de los mismos, con asientos cubiertos en unas graderías como para ver un espectáculo. No es lo que esperábamos, por lo que seguimos viaje con la esperanza de encontrar otro emplazamiento más natural .

A 80kms al norte de Dunedin en Kaihinaki visitamos las “ Moeraki Boulders”, bolas esféricas de piedra, similares a las ya vistas en la playa de Kouto en la Isla Norte, cerca de Opononi. Según los geólogos estas “stone bubbles” de finos cristales fueron creadas hace 4 millones de años por una actividad volcánica. Las esferas son parecidas a grandes balones de fútbol con sus costuras pentagonales y exagonales, pero estas son de cuarzo. Descubiertas y descritas en 1850.  Identificamos una aún semienterrada entre la tierra de la ladera de la playa, lo que hace pensar que pueda haber otras cubiertas todavía.
Es un lugar atrayente icónico de esta parte de la Isla Sur. En el que parece que la energía de las piedras te transmite carga positiva. Nosotros nos dejamos cargar de luz, de mar, de viento…

Dunedin es una pequeña muestra de Escocia en el otro lado del mundo. La fundaron emigrantes escoceses en 1848.Aparcamos la camper en la misma estación de tren, el monumento más emblemático de la ciudad. Su fama es bien merecida por que es una joya del arte de estilo Flamenco Renacentista, a nosotros nos recuerda al modernismo sobretodo en los pomos de las puertas. Recorremos el “Octagón”, donde está emplazada la catedral y el centro neurálgico y comercial.Conserva y mantiene su carácter británico que le da ese aire señorial. Sus magníficos edificios son gracias a “ La fiebre del oro” durante el S.XIXEn su oficina de turismo nos informan sobre la localización de otra colonia de pingüinos azules que se encuentran en la península de Otago (de origen volcánico), ésta se extiende de forma paralela a la costa continental a lo largo de 30 km. Su anchura es de 12 km y está unida por un itsmo de 1 km.Tras una hora de viaje por la costa, por una carretera tortuosa, complicada y con un importante viento lateral, llegamos al punto final de la península. Allí nos informan que los pingüinos acuden en grupo a la playa, de noche cerrada, para evitar a los depredadores. Dadas las inclemencias del tiempo, sobretodo frío y viento, nos abrigamos lo mejor que podemos (dos pantalones, dos anoraks,  una capelina, gorro y guantes) y junto a otros cinco viajeros iniciamos el corto trail hasta la playa. Los vemos llegar a la orilla en grupos pequeños de 10/15 individuos, a oleadas, con intervalos de cinco o diez minutos entre ellas. Suben con rapidez hacia los matorrales. Alguno a modo de vigía espera en el camino la llegada del siguiente grupo. Es una lección de vida y subsistencia. Está prohibido hacer fotos con flash. Una iluminación tenue especial permite verlos con bastante claridad. Aún congelados, nadie se mueve hasta ver esconderse entre la maleza al último pingüino. Una bonita y gélida experiencia que vale la pena sufrir…

Hacemos noche en un recodo de la carretera por la que no circula nadie. A la salida del sol mientras desayunamos, nos deleita ver a una familia de patos que en fila india van en busca de sustento. ¡Cuanta fauna salvaje en estos parajes! Es maravilloso poder ser observadores desde la platea de nuestra “casita con ruedas”.

En Invercargill  nos aconsejan seguir por la carretera de la costa, aunque sea mayor la duración del trayecto ya que los panoramas a ver son impresionantes y ofrece muchos “ look outs”…

Así es, zonas de mar embravecido, fiordos de aguas calmas y azuladas, costas agrestes con pequeñas ensenadas para las embarcaciones de pesca o recreo, acantilados de paredes verticales e imponentes montañas nevadas, pasos angostos atravesando puentes de una sola dirección…La predicción del tiempo nos advierte de una borrasca intensa con frío y nieve que se mantendrá durante unos días, con la ruta probablemente cerrada. El frío por las noches en la camper es intenso y tenemos que aumentar nuestro “pijama” (con gorro, guantes y polar) y dormir mucho más abrazados…

Seguimos hacia Te Anau. Punto de salida de la ruta que nos lleva al fiordo de Milford Sound. Una vez llegados, unos letreros luminosos informan del cierre inminente de la carretera hacia Milford a causa de la nevada, lo que nos obliga a permanecer en el pueblo 24 h.Acudimos a la biblioteca municipal a ver libros de fotografías del fiordo, ya que no vamos a poder verlo en la realidad. Son súper amables. Nos ubican en un despacho de trabajo con pupitres, Wifi y posibilidad de cargar las baterías de móvil y tablet. ¡Fenomenal!

Nos despertamos con un buen augurio…El cielo parece abrirse al igual que la carretera. El letrero luminoso indica que está abierta hasta las 16h. Desayunamos rápido y salimos deprisa hacia el fiordo. A medida que avanzamos el cielo está más azul, el agua de los lagos más brillante y la carretera limpia de nieve.El Fiorland National Park es el más grande del país y la diversidad de su flora y fauna le han valido ser nombrado Patrimonio de la Humanidad. Cuenta con cinco lagos que están rodeados de montañas escarpadas y paredes verticales por las que caen innumerables cascadas. En una de las paradas a fotografiar uno de los lagos, una pareja de keas se posan sobre el techo de la camper. Son unos loros autóctonos de Nueva Zelanda que se confunden con el color de la montaña.Los 121 km. que recorremos son de paisajes exuberantes entre elevadas montañas (2750m), cascadas con caídas de 160m, cuevas, senderos y riachuelos abiertos a los amantes del treek y de la pesca.Al final de la carretera llegamos al puerto de Milford desde donde salen embarcaciones que recorren el fiordo. No podemos hacer el crucero ya que es de 3 horas y media de duración y nos  compromete el retorno por el cierre de la carretera.

Desde Te Anau hasta Cromwell hacemos el camino de un día con agua nieve, nubes y claros… Cruzamos dos puertos nevados y con vientos racheados. Nos cuesta llegar a destino ya que la conducción es lenta y dificultosa. Solo nos detenemos a cargar gasolina, “pipís” y a hacer algunas fotos. ¡Hace un frío que pela! Con la calefacción a tope, disfrutamos entre nieblas de la belleza del recorrido.Un día más que nos pasa volando…

Por la mañana nos parece algo increíble ver un sol tan radiante. Ello nos anima para seguir nuestro camino trazado y llegar a Omarama. Por el trayecto nos detenemos para ver el lago Wanaka y disfrutar de toda la vida salvaje que hay en su orilla. Es un puro espectáculo ver anguilas gigantescas nadando bajo las familias de patos “ánade real” introducidos en Australia y Nueva Zelanda, así como también zancudas.¡Que gran placer poder ver la fauna de la zona tan de cerca!

Seguimos ruta y llegando a Omarama , vemos un puesto de fruta a pie de carretera. Es muy gratificante comprobar la bondad y confianza de los campesinos, ya que no hay nadie en el puesto, y un letrero indica el precio y donde depositar el dinero. ¡Chapeau! Un buen ejemplo a seguir, como tantos en este país.

Una visita y excursión para no olvidar son los fascinantes Clay Clifs ( propiedad privada). Son unas formaciones geológicas inusuales que parecen gigantes castillos de arena. Para acceder al lugar, hay que abrir y volver a cerrar una verja y depositar 5& por persona en una cajita de hierro sujeta a un poste. No hay vigilante alguno. Un ejemplo palpable de civismo. Un rótulo anuncia un aparcamiento a 4 Km. y un trail de 1 km. En cuanto vemos los pináculos escarpados separados por barrancos nos sentimos muy pequeños. El andar entre barrancos y estudiar sus formas, nos recuerda la formación geológica del macizo de Montserrat, aunque en esta ocasión la compactación de la roca parece mucho más débil. Se tiene la sensación de que pueden derrumbarse en cualquier momento. La vista es preciosa por su colorido y contraste de luces. Empezamos a notar el frío, por lo que añadimos a nuestro equipo el polar, los guantes y el gorro. Nos quedamos un rato admirando el colorido de las montañas en tonalidades azules y ocres que ya están tomando los arbustos. El viento gélido nos hace volver a paso ligero a la camper.

Twizel Punto de partida para las expediciones al Monte Cook. Al llegar estamos a -3°, con la carretera seca y abierta. Sin detenernos entramos en el Parque National Aoraki/Mount Cook, con la esperanza de llegar y verlo antes de la puesta de sol. Es un paraíso para los pescadores de salmones y truchas, pues existen varios puntos de pesca. La carretera es muy buena y los 60 km, rodeando el lago Pukaki se hacen con facilidad. El entorno es bellísimo. El azul turquesa del lago, los riachuelos que desembocan en él, la cantidad de aves rapaces que nos sobrevuelan, alguna liebre que otra que cruza delante nuestro…

Los últimos kilómetros con nieve hasta las orejas. Al llegar a la base no identificamos su cúspide por la presencia de unas nubes espesas sobre su cima. Hace mucho frío y regresamos para pernoctar en Twizel.

Cuando la luz nos despierta, salimos en dirección a Tekapo Lake. A los pocos kms, aparece con toda claridad la silueta del Mt. Cook dibujada sobre el lago Pukaki. Al final del mismo se identifica con claridad el gran Glaciar Tasman que desemboca en el lago. Nos detenemos para disfrutarlo. Es de una belleza natural impresionante. Nos sentimos felices por poder verlo con tanto detalle y claridad. ¡Vaya regalo!

Aún proponiéndonoslo, es imposible realizar un treek ya que toda la cordillera alpina está completamente nevada. Algo inusual para estas fechas. 

A media mañana llegamos al lago Tekapo y nos acercamos a su Tekapo Springs, las únicas hot pools existentes en esta región. Las piscinas están orientadas con bellas vistas panorámicas del lago y el bosque. Su temperatura oscila entre 27° y 39°.No es agua geotermal pero proviene de manantiales subterráneos cercanos a Tekapo de excepcional pureza. ¡Que bien nos sientan estos momentos de relax total! En el exterior estamos a 1°. Cuando sacamos una extremidad fuera del agua es como echarse agua fría. La diferencia de temperaturas es brutal. No hace falta ducharse después con agua fría para notar el contraste y sentir la vasoconstricción, tan solo deambular unos instantes por fuera de las piscinas es suficiente.                                  

No nos quedamos a dormir aquí aunque el lugar lo merece. Vamos a cargar el tanque y a vaciar el depósito de agua residual (ducha, lavado de platos…etc), que se encuentra a a la salida del pueblo. Otro servicio a destacar, para los usuarios de la autocaravana. No es necesario ir a un camping para realizar esta labor. Por las dos islas hay indicadores de esta prestación gratuita en la carretera, normalmente a la entrada de los pueblos. ¡Divino país!

Ya estamos de lleno en la cuenta atrás y nos quedan unos cuantos kilómetros para llegar a Christchurch donde dejaremos la camper, “ nuestra casita” de estos 40 días. ¡Qué bien se ha portado! Ningún pinchazo, ninguna avería, ningún problema en 6463 km. ¡Gracias ángeles!

Los de Wendekreisen, una vez devuelto y revisado el vehículo nos acompañan con nuestras mochilas hasta el “ Bed & Breakfast”, cercano al aeropuerto, que hemos elegido para pasar la noche. Se nos hace extraño volver a “ mochilear” después de tantos días con el armario ambulante. Como despedida de la ciudad, un tenue arco iris nos da su “bye bye”…

De madrugada empezará nuestra movida de aeropuertos… Christchurch / Melbourne / Singapur / Barcelona

Galería de imágenes: 

5 thoughts on “Nueva Zelanda / Isla Sur (2ª parte)/ Oceanía

  1. Hola una vegada mes, m’imagino que mentres estic escribint ja estareu a punt d’arribar, o potser ja esteu aqui, quina maravella de viatge que acaveu de fer, s’em fará extrany no esperar el vostre post semanal, i sembla ahir que.us desitjava bon viatge !!! Bueno es el que hi ha, aquesta part del viatge ha estat mes dura pel temps, pero de.paissatges preciosos, es un gran païs, rant civic i preparat per tot, aqui tenim.molt per apendre. Se m’ha fet estrany que passant per Christchurch, no la visitesiu, ja se.que preferiu la natura, pero ja que estaveu aqui no?? Bueno només es un comentari. Ara tindrás molta feina a posar en ordre tanta informació acumulada. Espero que ens veiem aviat…BENTORNATS A CASA GUAPOS ….Una forta abraçada a tos dos 💋💋💋💋

    1. Querida Merce, ya som a casa! lo que t,extranya sobre Christchurch es facil d,explicar… Plovia moltissim, i com dius be, les ciutats no es el que mes ens agrada… Una abraçada carinyet. Agraits de la teva companya durant el viatje. Conmasde70

  2. Hola mis queridos viajeros acabo de leer.todo lo que habeis visto .es como estar un paraiso cuando Mario ha cojido la fruta y deja el dinero
    aqui que pena que eso no pueda existir teneis un gran reportaje que no solo me fijo en fotos que son una marvilla sino que el reportaje da ..fuerza ..valor..y saber que no hace falta como bien deciais viajar con maleta sino con mochila a la espalda que es la unica forma de poder ver muchas mas cosas que de otra forma te podrias perder .y por otro lado con vuestro ejemplo nos dais ideas para saber como poder hacer sino un viaje tan largo .bueno menos pero lo interesante es ver lo que el planeta en en cual nos movemos y disfrutamos nos da bellezas incalculables …besotes y bueno ya estamo para España

    1. Hola Reyes
      Que comentario más extenso chica! Ya estamos en casa! Todo llega, han pasado estos meses a gran velocidad. Poco a poco iremos sedimentándolo todo y saboreando lo vivido. Gracias por habernos acompañado todo el viaje. Un abrazo querido pin. Conmasde70

      1. Sabeis que yo me nombre .vuestro pin asique estoy haciendo lo que tu ya comentaste y es el ahorrar con el motivo de salir para el año que viene ya que ahora no puedo pues sello el paro .y vendria desde Argentina Mati que la conozco hace años y nos iriamos juntas besos .a Mario y gracias a ti por tus rectificaciones os quiero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *