Nakasendo trail/Japón-Sudeste asiático 2

Llegamos a la estación de Nakatsugawa procedentes de Kioto. Está lloviendo. Subimos a un taxi. De camino a Magome comienza a nevar a grandes copos. ¡Que belleza! ¡Que frio!  Nuestro “ Minshuku” es muy acogedor. El pueblo es monísimo…Nos instalamos en las habitaciones y cambiamos de plan. Hoy es imposible salir a caminar. Los tres decidimos que aunque haya parado de nevar, caminar con niebla y lloviznando no nos apetece en absoluto. Mañana será otro día…Por suerte hemos dormido genial y nos encontramos los tres muy bien  descansados. ¡Hoy tenemos mucho que andar!!! Nos vamos a caminar para hacer la conocida “Ruta de Nakasendo” o (Camino en Medio de las Montañas)

La antigua ruta comercial, transcurre entre varios pueblos tradicionales conservando aún hoy el encanto y el espíritu ancestral de los días del periodo Edo.  En el siglo XVIII había 69 posadas en el trayecto entre Kioto y Tokio, hoy día convertidas en Minshukus muy acogedores para los viajeros curiosos de la vida rural japonesa. El valle del Kiso, en la prefectura de Nagano, bordea las montañas de los Alpes Centrales donde se construyó la antigua ruta de 70 Kilómetros llamada Kisoji a lo largo del valle y que servía para facilitar el comercio en el área y también con Kioto y Tokio. Hoy podemos disfrutar de los senderos de piedra y edificaciones en madera de esa época pasada.El sendero que une Magome y Tsumago, está separado por una ruta de ocho kilómetros entre unos parajes preciosos.En el camino se divisa el Monte Ena, con una altura de 2190m, que pertenece a la cordillera de los Alpes japoneses, todavía con nieve en su cima.Nuestra idea es caminar por dos de ellos: Magome y Tsumago, tomarnos el tiempo necesario sin prisa pero sin demasiadas paradas. Queremos al acabar la jornada, disfrutar de nuevo de las propiedades terapéuticas del onsen público.Magome alojaba a los viajeros de la ruta Nakasendo en su camino de Kioto a Tokio durante la época Edo. Por lo que vemos, la ciudad ha sido muy restaurada con anchas aceras con piedras alineadas  que contrasta con el sabor de autenticidad de Tsumago. Las dos ciudades están conectadas por un camino que era parte de la ruta de Nakasendo, distando la una de la otra unos ocho kilómetros. Tsumago es otra de las ciudades que alojaba viajeros de la ruta durante la época. Está catalogada como la mejor preservada en Japón, es unicamente peatonal e incluso el cableado está oculto. Tsumago mantiene los alojamientos originales, Honjin y Wakihonjin. El Honjin estaba reservado para los oficiales de mayor rango y el Wakihonjin acomodaba a los viajeros de rango más bajo. Tsumago mantiene la oficina donde  contrataban porteadores para ayudar en el viaje. Hay varios ryokanes tradicionales en la villa. Es una ruta muy bonita y de fácil caminar con alguna que otra pendiente. Durante el recorrido nos encontramos con torrenteras y cascadas de vez en cuando, y un río de aguas transparentes. Hay muchas fuentes. El agua es tan cristalina que no tenemos reparo en beberla.En medio del camino, en una casa, nos ofrecen té y caramelos. Nos quedamos un buen rato para escuchar las historias de otros caminantes. Entre ellos, un señor japonés que habla muy bien el español. Es fantástico el interés que tiene en explicarnos su historia. ¡Que momentos más placenteros! Él está feliz de la ocasión de practicar y nosotros sorprendidos con el encuentro. Nuestro anfitrión nos acerca su libro de firmas en el que muy gustosos escribimos las delicias de la ruta de Nakasendo.Lo que más nos gusta de la ruta son la pequeñas aldeas con su característico encanto  rural. La ruta está provista de pequeñas campanas para ahuyentar a los osos. Unos letreros junto a estas rezan: “ Ring the bell hard, against bears”, son para mantener a los osos alejados de la zona. ¡ Ojalá viéramos uno! pero a lo lejos…Los paisajes con los que nos vamos encontrando son muy bellos ¡Nos encantan! Todavía podemos disfrutar de los cerezos en flor. Nos está siendo una ruta ideal para romper el trajín, bullicio y cansancio que llevamos arrastrando desde Kioto. Perdernos por esta zona de Japón nos está  siendo muy agradable. Magome-Tsumago es muy hermoso, hay un momento en el que atravesamos un bosque de bambú. Estos 8.5 km, están envueltos de naturaleza, y sus pueblos son verdaderamente de postal, muy pintorescos. Todo el camino está muy bien señalizado y a ratos concurrido. De Magome hacia Tsumago hay más de 2.5 Kilómetros de subida para luego bajar como descansando.   Existe un servicio de envío de equipaje por 500 Yenes por mochila para ir libres y no tener que regresar de nuevo al mismo hotel. Se deposita en la oficina de información antes de las 11:30h. y se recibe en la oficina del otro pueblo a las 13h. (Al tiempo que se camina hacia destino). Al finalizar la caminata nos dirigimos en bus (tres paradas) hacia la aldea de Yufunezawa para disfrutar de su onsen (baño interior) y rotemburo (baño al exterior) Es admirable la cultura del onsen entre los japoneses. Como desde pequeños disfrutan de ésta…¿Disciplina?. El agua está entre 42° y 40°. Se aguanta mejor en la piscina exterior (rotenburo). Las mujeres de todas las edades se bañan juntas, después de haberse lavado, restregado, enjabonado y duchado, para entrar en la piscina común. La desnudez es la norma, desde que se entra en el vestuario. Nos gusta esta disciplina cultural, así como también su tranquilidad, respeto mútuo y silencio…Al concluir, a la hora acordada, nos encontramos en el hall. Volvemos a estar juntos. Aquí no existe por regla general los onsen mixtos. Por ahora no hemos encontrado ninguno, así que…¡Los chicos con los chicos y las chicas con las chicas!La cena en nuestro minshuku es temprano, a las seis, justo cuando el sol se pone. Un letrero con nuestro apellido indica en que mesa cenar. Nos encanta no tener que pedir a la carta. En esta zona no hablan casi inglés, por lo que nos dejamos sorprender con el menú, servido en bandejas individuales. Un poco de todo: Tempura de gambas, calabaza y berenjena, sushimi de atún, sopa de miso con algas, trucha a la sal…En una olla de barro, con tapa de madera, se cuecen en la misma mesa: Verduras, hongos y tocino. Cuando se acaba el aceite del fogón es señal que ya está terminada la cocción.¡Rico, rico, rico!Marchar de aquí nos da pereza. ¡Se está tan bien!…Y más aún con el día de sol con el que nos levantamos.  Descendemos por la calle empedrada hasta la parada de autobús de Nakatsugawa, el panorama de las montañas es precioso con este bello día. Una vez en Nagoya nos subimos al tren con destino Tokio.Después de estos “ejercicios espirituales/deportivos”, nos mentalizamos para la aventura del gigante llamado TOKIO, ¡Sálvese quien pueda!

 Continuará …
Galería de imágenes:

6 thoughts on “Nakasendo trail/Japón-Sudeste asiático 2

  1. Hola que bonica aquesta caminata per la ruta empedrada… els poblets semblan de postal, tenieu de pasar-ho molt be tots tres. Els osen us devien venir de maravella després de la caminata. I els menjars tenen molt bona pinta. Que be !!!! Tot es veu maravellós. Bueno ara vindrá Tokio que será una altre historia pero segur que també sera emocionant…… a seguir….petons

    1. Com dius tú be…a estat un trail molt adecuat per descansar de Kioto, al aprofitar-ho al limit, ens varem inclús asgotar…
      Seguim en contacte. Gracies per acompañarnos. Una abraçada de Conmasde70

  2. Hola .mirar crei que lo había leído. Y cuando he llegado de hacer los papeles de la declaración digo ¡¡jolin si esté pasaje no le he leído me ha gustado muchísimo gracias

    1. Es un paisaje precioso. Un trail muy tranquilo. Nos ha ido bien hacerlo, para huir un poco del trajín de la ciudad.
      Un abrazo querido pin…Conmasde70

  3. Isabel i Mario:
    Fa dies i dies que no us faig cap comentari i no és per manca de ganes!!! El dia a dia se’m menja i no em deixa aturar-me i escriure amb la tranquil.litat que m’agrada…
    Avui ho.puc fer per fi!!
    Moltes gràcies per oferir-nos tanta bellesa i aquestes esplèndides experiències que esteu vivint.
    Japó és un país que sempre m’ha atret i amb tot el que m’esteu oferint encara tinc més ganes de visitar-lo algun dia, és una passada!!!
    Repeteixo, moltes gràcies per compartir d’aquesta manera tan complerta i agradable el vostre viatge.
    Una abraçada des de Cabrils!!!

    1. Gracies pel comentari, están tan lluny s,agraiex!
      Veritablement Japó es un altre món que sorprend a cada recó.
      Estem gaudint molt de tot i procurant asimilar-ho. Cada día es quelcome desconegut i meravellós.
      Un petó amb el cariño de Conmasde70

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *