Myanmar/Yangon-sudeste asiático

Cambiamos de país, salimos en avión con destino Yangun (Myanmar o Birmania)

Un poco lento el paso fronterizo y el cambio. Su moneda es el Kyat, por 1€, te dan al cambio 1375 MMK. Parecemos millonarios con el fajo de billetes que nos dan.

Yo voy como un paquete detrás de Mario que soluciona con habilidad todos los papeleos. Buf! , y es que voy con el mejor de los guías, “mi Robinson”.

Hola = MINGALABA, es lo primero que aprendemos, diciéndolo en todo momento con lo que arrancamos muchas sonrisas.

Desde luego es fascinante poder visitar un país que ha estado durante cinco décadas tan aislado de todo.

 

Aquí, las miles de pagodas medievales y sus maravillas naturales, nos están esperando con sus “tesoros” expuestos para nuestro deleite y admiración.

Myanmar es uno de los últimos rincones de la Tierra que se ha abierto al turismo, por lo cual, aún conserva la fascinación y la magia de lo casi desconocido.

Ahora entendemos porque Marco Polo quedó impresionado hace siete siglos y es que no es para menos. Todo está impregnado de mucha espiritualidad. Casi el 90% practica la filosofía budista.

En un breve resumen diré que el budismo se basa en renunciar al deseo, no reconocer a ningún Dios y plantear la existencia de una energía divina en la que el budista debe fundirse después de haber llevado una vida pura, por lo que se encarnará las veces que sea necesario hasta conseguirlo.

Si tenemos una mera idea de la antigua Indochina, este misterioso país nos revela muchos de sus secretos ya que hace muy pocos años que comenzó a permitir que los viajeros occidentales traspasaran sus fronteras. Hasta hace muy poco era Birmania, hoy día se la conoce por Myanmar.

Es la joya del Sudeste Asiático, por la infinidad de pagodas y templos maravillosos con que nos encontramos a cada momento. Gran parte de su territorio aún está por descubrir, por abrir nuevas rutas, por señalar grandes objetivos naturales…etc

En Yangon, tenemos la sensación de que el tiempo no ha transcurrido tan deprisa o que se ha detenido especialmente para nosotros.

Estamos viendo verdaderas estampas de la vida cotidiana para nuestro deleite y que nos hacen tener la cámara a punto en todo momento.

Su tren hace un recorrido, casi circular, de tres horas de duración con paradas en 38 estaciones. Es una divertida y cómoda forma de visitar la ciudad y alrededores. Es perfecto para detenerse en el tiempo, y contemplar con detalle el movimiento de vendedores entre vagones o estaciones. El billete es muy barato (0’10€).

Es su medio importante de transporte en la ciudad, ya que su nivel adquisitivo es bajo.

El tránsito está casi siempre colapsado debido a la escasa organización de tráfico. (ausencia de semáforos, rotondas…etc)

La gente es tan amable con nosotros que casi es apabullante. Nos hacen sentir como uno más entre ellos

Abundan por todas partes puestos muy sencillos para comer en la calle. La comida es  verdaderamente sabrosa (si no os gusta el picante, hay que vigilar…). Recomendamos comer alimentos cocinados, hervidos o asados, evitando vegetales crudos, fruta pelada, y todo aquello que no nos entre por los ojos. En la calle hay que tener algo más de cuidado. En muchas ocasiones nos sienta mal un alimento por comerlo con inapetencia. Ante los nuevos sabores mejor ser precavido que osado, la diarrea del viajero es frecuente por lanzarse con apetito y devorar la exquisitez de lo desconocido.

Comida : No es que sea muy variada, pero si apetitosa y nutritiva. Su base principal es el arroz. Se suele comer un bol acompañado de pequeños platillos con vegetales, sopas, o cremas vegetarianas.
Pollo al curry, pescado y gambas, langostinos, cordero y cerdo. Siempre acompañado con salsa “ngapi” a base de pescado o marisco fermentado.
Fideos o noodles.
Pescado de agua dulce en abundancia.
También cocina china e india
A nosotros nos gusta mucho la sopa de pescado: Ngahsanhlo hinjou y un plato de gambas al curry: Hindhihinywe hin, ya que es toque seguro.

El desayuno de un hotel medio, suele ser un self service muy variado, con especialidades locales e hindúes.

El país tiene más de 8.000 kilómetros de ríos navegables, por lo que hay muchas posibilidades de trasladarse a cualquier punto  de interés.

El taxi es barato, de punta a punta de la ciudad cuesta 3€. Pocos hablan inglés, pero se desviven por complacerte. El regateo es noble, enseguida aceptan tu oferta. La verdad es que nosotros sabemos tratar el tema…

Por la parte del Down Town hay bicicletas con conductor, que pueden  llevar dos pasajeros.

Todos los templos deben visitarse descalzo.

Es una molestia si visitas varios sobretodo cuando el suelo está caliente por el sol. Hay templos de una sola entrada en los que los zapatos se dejan fuera y otros con varias en los que es aconsejable llevarlos en la mochila. Hay algunos que te ofrecen una toallita húmeda desechable antes de calzarte, ¡todo un detalle!

Es el paraíso para los senderistas por poder acceder a aldeas aisladas, ver el mundo rural y recónditos monasterios budistas.

Pero sin duda, el mejor tesoro del país es su gente, solo por conocer su trato y simpatía vale la pena visitarlo.

YANGÓN  (anteriormente Rangoon) es la ciudad más grande de Myanmar. Es una mezcla de influencias británicas, birmanas, chinas e indias, lo que se evidencia a través de sus doradas pagodas budistas, su arquitectura colonial y modernos rascacielos, que la definen como especial. El Centro de la ciudad, esta delimitado por el sur por el río Yangon que es un afluente del Irrawady. El núcleo urbano, centro y barrio antiguo o en general toda la ciudad, está bastante sucia, polvorienta y ” ruinosa”. Denota su expansión acelerada, usando materiales sencillos y quizás  mano de obra poco cualificada.

La red de alcantarillado está aún en superficie en muchas zonas.

El tendido eléctrico luce amasijos de cables por doquier. En general la ciudad se ve deteriorada con tendencia a mejorar. La construcción se ve en plena expansión.

El país cuenta con pagodas dispersas por todas partes, pero la más impresionante se puede ver aquí en Yangon, su famosa Shwedagon Paya, una pagoda enorme y reluciente que atrae a miles de peregrinos cada año. Es una maravilla que hay que visitar, tiene la pagoda más grande de Asia la Sahwedagon Pagoda, desde luego es un lugar sagrado para los budistas, todo refleja un cálido ambiente espiritual.

Si de día es preciosa, al atardecer  aumenta su encanto acompañada por los colores del ocaso, que se reflejan en la estupa dorada de 100 metros de altura. Una vez de noche se ilumina dándole un toque majestuoso.

Aquí se practica mayoritariamente el hinduismo. Creen en tres manifestaciones principales: Brahma, Shiva y Vishnú. Sus principios esenciales son el dharma y el karma.

Otros lugares notables de la ciudad son los religiosos, destacando las pagodas Botataung y Sule. En donde puedes ver los ceremoniales de los peregrinos acompañados por los ” mantras ” de monjes budistas en directo.

Por la tarde vamos en  un taxi hasta la terminal de autobuses, (dos horas de trayecto desde el hotel) para tomar el “bus express nocturno” con destino Bagan.

En la sala de espera de Su Laè High Way Bus, vemos el trasiego bien organizado de mochilas y paquetes.

Parece muy confortable, ya veremos qué tal sobre la marcha. Nos da la risa cuando vemos las almohaditas ribeteadas, y le pedimos a nuestro vecino de asiento (un vietnamita muy simpático), si nos puede fotografiar para el “recuerdo de una noche de invierno en un bus de Myanmar”…

En resumen hemos dormido muy bien : asientos súper  reclinables, almohaditas, antifaces y “órfidal”… como los ángeles durante las nueve horas del trayecto.

Continuará…   Galería de imágenes

11 thoughts on “Myanmar/Yangon-sudeste asiático

  1. Que maravilla de fotos , lo explicas también que me parece estar ahí con vosotros, me encanta seguiros
    Un abrazo muy fuerte para los dos

  2. Como disfruto,pareja.
    Yo si he tenido la suerte de viajar x esos países con gente maravillosa.
    “M agrada badá ” es lo mejor cuando vas x ahí.
    No sabéis como espero vuestras noticias. Besamos.
    Saludos, seguidores….!

  3. Hola guapos, com estic disfrutan!!! Myanmar no ho conec i les persones que coneixo que hi han anat com turistes..diuen ..si ..maco..mases temples i coses per l’estil. Pero ningú em parla de la gent ( es el que mes m’agrada) i tots els detalls del païs.tal com fas tu. Tu ho vas dir em broma…pero si soc la teva “fan” 😍

  4. Que interesante y bonito….es muy interesante todo lo que explicais.Es un viaje virtual unico, para mi!!!!
    Esperando al proximo capitulo, como serie de tv…..
    Un fuerte abrazo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *