Madagascar/El pequeñoTsingy

Desayunamos super temprano, aún es oscuro y justo al alba nos ponemos en camino, distribuyéndonos en los dos 4×4 para ir hacia Bekopaka.diapositiva33El trayecto transcurre por una polvorienta pista en la que vemos los primeros Baobabs. Cuando ves el primero, lo señalas con el dedo, te ilusiona sobremanera y gritas: ¡Baobab!, del mismo modo que… cuando en un safári ves el primer elefante…diapositiva34El oeste malgache nos recuerda mucho a los paisajes del western americano. ¡Hay que ponerse el cinturón, pues a ratos parece que cabalgamossssssss!, otros navegamos sobre pequeñas dunas de arena, o saltamos tocando en más de una ocasión la cabeza con el techo…El todo terreno desde luego lo es! Nuestro chófer nos indica : ¡Serpiente a la vista!, la que con rápida y ondulante flexibilidad desaparece en segundos.diapositiva35

Llega el momento espectacular de subir los vehículos al rudimentario  transbordador, para atravesar el río por su parte más ancha.diapositiva36

Pasajeros, vehículos y mercancías comparten el mismo espacio de una orilla a otra. diapositiva37El transbordador se compone de dos estrechas embarcaciones propulsadas a motor, unidas entre si mediante tablones.

diapositiva38

El descenso parece que tiene un orden, los nativos saltan antes de atracar, nosotros esperamos que nos digan cuando podemos abandonar el transbordador y por último los chóferes con los dos vehículos. Todo es rápido, apenas la rueda del último 4×4 está en tierra, suben al transbordador las pesadas planchas de hierro, que utilizan para cargar y descargar.

Una vez en la otra orilla, comemos en un pequeño y sencillo restaurante local, un guiso del día acompañado de cerveza fría

diapositiva40En la entrada, la temperatura es la más alta de la isla 39º, que deberemos soportar estoicamente ¡ beberemos agua! diapositiva41

diapositiva55

Nos recibe un guía local, del parque que nos acompañará durante el circuito por el pequeño Tsingy.

Vamos siguiendo sus explicaciones a la vez que disfrutando cada rincón, a pesar del calor sofocante que desprende este laberinto de caliza y los rayos directos del sol que se dejan notar al abandonar las partes sombreadas.diapositiva61

diapositiva43Al caminar por los estrechos pasillos entre rocas  agradeces no tener sobrepeso. Hay momentos en los que tienes que inspirar, contraer el abdomen para poder pasar. Los viajeros con problemas de obesidad desde luego no pueden hacer este recorrido.diapositiva44Es aconsejable no llevar bastones, ni nada en las manos,a fin de tenerlas libres, la mayor parte del tiempo vas tocando las rocas con las manos, por lo que es bueno contar con un par de guantes diapositiva67

diapositiva45

Caminamos entre formaciones de calizas jurásicas, únicas en el mundo y que son Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

diapositiva47

diapositiva48Hacemos primero el pequeño Tsingy de más o menos una hora y media de duración, por los laberintos de caliza “ardientes”, lo que nos sirve de entrenamiento para continuar después de haber comido algo y repuesto el agua para llevar…con el plato fuerte de “Los Grandes Tsingy”.

Los tramos de vía ferrata, son seguros con el arnés que proporcionan a la entrada del parque. La caminata de pocos kilómetros no es en demasía complicada, lo que nos desmonta es el intenso calor . Mantenemos un ritmo constante, todos los componentes del grupo tenemos buena forma física ( prohibido a los que sufren vértigo )

diapositiva52La ascensión mediante escaleras, el ir abrochando y desabrochando el mosquetón  del arnés al cable de acero de la via ferrata, el procurar no hacerse rasguños con las aristas, el tener que vigilar donde colocas los pies en todo momento…hace del recorrido una forma de senderismo muy deportiva. Es una verdadera sauna, ¡qué calor desprenden estas piedras! ¡Nos vamos a deshidratar! tenemos que beber constantemente.

Con calor, cansancio y agotamiento la sonrisa no falta, esto es tan especial y único que se nota la satisfacción en nuestras caras.

Algunos ecologistas consideran Madagascar como el “octavo continente”, ya que existe una flora y una fauna inexistente en otro lugar del mundo. En las zonas de bosque “caducifolio” viven 50 especies de aves y 7 de lémures, nosotros tenemos la oportunidad de ver algunos Decken blanco sifakadiapositiva49

diapositiva73

diapositiva42En el punto más alto del pequeño Tsingy, podemos adivinar en la lejanía “Los Grandes Tsingy” diapositiva69

diapositiva70Aquí eres testigo del espacio virgen, jurásico, natural, endémico, original e intransferible que estás pisando y contemplando.diapositiva68

diapositiva63

 

 

 

 

 

Las impresionantes formaciones rocosas en forma de pináculos de piedra caliza estriada y laminada de hasta 50 metros de alto son algo verdaderamente magnífico y especial, como también lo es caminar por los puentes colgantes de madera y atravesar por ellos de lado a lado (es obligado ir abriendo y cerrando el mosquetón cada vez en los tramos del cable de acero y de este modo adelantar con seguridad.diapositiva71

diapositiva11

Al finalizar el recorrido, estamos agotados, semi deshidratados y llegamos a los coches arrastrando los pies…diapositiva57

Todos necesitamos tomar una ducha y un relajante baño en la piscina del lodge: Orchidee du Bemaraha.

Al descender de los vehículos nos encontramos con un gran lagarto inmóvil, que  camuflado entre la hojarasca nos da la bienvenida!

viaje/Madagascar/octubre 2015

4 thoughts on “Madagascar/El pequeñoTsingy

  1. Es una zona muy desconocida, para mi y otros muchos, pero interesante de conocer.
    Gracias por hacernos participar de este interesante viaje virtual.

    1. Somos afortunadas por haber podido verlos, verdaderamente son una maravilla de la naturaleza!
      Tendremos que volver para ver los de Ankarana en el norte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *