Laos/Huay Xai/Rio Mekong/Luang Prabang-sudeste asiático

 

Comienza la aventura! En el tuctuc para llegar a la central de buses en dirección Huay Xai, aprovechamos la ventilación natural para secar ropa.

El bus local va casi lleno, asientos cómodos, sin cinturones, aire de ventana y el polvo “a go-gó” que se filtra a la perfección.

Un viaje de cuatro horas y media, con muchas paradas a demanda y una fija para w.c, donde probamos las famosas cortezas de búfalo (bastante más sabrosas que las de cerdo). Huay Xai, es una ciudad fronteriza con Tailandia. Es un destino de pesca importante, aquí se puede pescar el “phla beuk”, el siluro gigante que es, el pez más grande del mundo. Es el punto de donde parten los barcos que descienden por el río Mekong hasta Luang Prabang. Una vez llegados tomamos un tuctuc hacia el hotel Nakaraj Princes (un hotel de 5 estrellas que conmasde70 contrató por internet a 26€, con desayuno y traslados al centro y al muelle incluidos).

 

Lo anotamos porque nos gusta mostrar la ampulosa decoración al estilo “Sara Montiel” y porque estábamos solos. ¡Inaudito!

 

Llegamos a la estafeta a comprar billetes dos horas antes y todo se agiliza sobremanera.

Somos los primeros en subir a la barcaza y escoger asiento ( ya que son libres).

¡A quien madruga Dios le ayuda!. Nos ha quedado por visitar el Wat Jon Khao Manibat Temple.  y el mercado ¡Lástima! Verlo todo es imposible, a no ser que estés un mes en cada lugar…

Llega el momento de subir al barco. Serán dos días navegando el Mekong. Nuestro único problema va a ser procurar no gastar la batería de la tablet, ya que en el barco no podremos cargar. Una sugerencia al respecto es tener la batería cargada al máximo la noche anterior, y durante el trayecto tener el modo avión, solo tener la cámara abierta antes de disparar la foto ideal. Por lo demás, nos espera una relajante navegación, con maravillosas vistas del paisaje ribereño y escenas de la vida de los pescadores…  Salimos puntuales con el “0096” repleto. Es muy pintoresca la movida de carga de mochilas, la llegada de pasajeros con sus bolsas de comida para la larga travesía (4:30h.)

Observando el paisaje de ambas orillas, vemos bosque que parece selva o ¿selva que asemeja bosque?

Entre la frondosidad se ven bananos que destacan por su fresco verdor. En ocasiones vemos arroyos y playitas de arena en las que pacen manadas de búfalos. Nos sorprende verlos de diferentes colores, pues los hay marrón oscuro, pardos y beig.

Nos lo imaginábamos más ancho.Podemos ver perfectamente ambas orillas ¡Es hermoso! ¡Es placentero y relajante!
Es todo naturaleza, de tanto en tanto alguna casita de pescadores en madera, con grupos de barcas amarradas en la playa. ¡Cuán afortunados somos por poder conocer este lugar! Hay pequeños rápidos que se notan mas que se ven.

De vez en cuando nos cruzamos con algún pescador.
Llegados a Pak Beng encontramos una guest house sobre el rio.En recepción nos advierten que de madrugada se ven elefantes en la otra orilla. Yupiiiiiii! Será un “desayuno con diamantes! , digo con elefantes… Y lo es, pero sin zoom…parecen hormigas!
Continuamos travesía con un barco más pequeño “103” ya que a causa de los rápidos y mayor cantidad de rocas en el lecho del río, las quillas han de ser más planas. Hoy como expertos, llevamos bocadillos de “pan” y fruta.( aunque en el “Long Boat” se pueden comprar snacks y noodles prefabricados).
El pasaje es mayoritariamente gente joven de una media de 30 años. Conmasde70 destacamos entre ellos. Nos gusta estar rodeados de juventud, ellos siempre están alegres y se ríen ante las dificultades. Durante la travesía juegan a cartas por el suelo, leen, fotografían, conversan, duermen por el pasillo…                                                                                                                                   Luang Prabang se nos presenta ¡Exciting! Desde luego, estamos viviendo unas experiencias fantásticas! Cada día brilla por su nueva historia.

Nosotros observamos todo el tiempo la belleza que se nos brinda a ambas orillas. Es maravilloso impregnarse del viento, del sol, del sonido del agua al romper bajo la quilla del barco. Incluso, escuchar el adormecedor sonido del motor. (Este barco pequeño es más rápido y más ruidoso que el de ayer.)                                                                                                                                                Hoy, el paisaje es distinto, pero no nos cansamos de mirar y contemplar esta naturaleza salvaje que se nos brinda en ambas orillas. El recorrido es más largo, unas 8 horas de rio, naturaleza, sol, aire, dormitar, fotografiar y lo que nos gusta más:CONTEMPLAR.

En Luang Prabang, ¡Volvemos a encontrar pan! Nos apetece un montón poder hincarle el diente de vez en cuando, a un bocadillo relleno de “todo” como los que preparan aquí.

La puesta de sol en el recorrido del Mekong es bellísima, es un regalo de la naturaleza! Una preciosidad de colores, dorados y rosas!!! Es para disfrutarla cada día, por lo que intentamos llegar a tiempo para verla desde diferentes enclaves.

El Night Market es fantástico. Colocan todo los artículos muy ordenados en el suelo sobre esteras, cierran la calle convirtiéndola en peatonal. Está  bien iluminado y en un marco precioso junto al Wat Xieng Thong y la escalinata que lleva hasta That Chomsi.

Degustamos comida laosiana, en uno de los múltiples restaurantes a lo largo de la orilla del rio. Verdaderamente  suculenta, con carácter propio. Dejamos apuntados varios platos: Lap = carne molida, cocida en zumo de lima, cebolla y cilantro. Tam Maak Hoong =  ensalada de papaya verde rayada, tomate, zumo de lima, cacahuete y picantesss. Soon Moh  = famosas salchichas laosianas con sabor agrio, debido a la fermentación de la carne de cerdo, especiada con picante, jengibre y cilantro. Kha She,  el bocadillo de Laos de herencia francesa, con muchas combinaciones, Khao Poon = sopa de arroz hervido mezclado con verduras.

Luang Prabang  La antigua capital de Laos es hoy Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Junto al  río Mekong,  con un  monte en el medio, es un pueblo casi mágico por la tranquilidad que destila.

Sus calles con restaurantes, guest houses y tiendecitas, se prestan a pasear mirando la oferta, aunque todo es por el estilo. La ciudad tiene un encanto especial, está limpia, sus casas son la mayoría de ladrillo  con balconeras, y utilizan mucha madera. ¡Nos gusta muchísimo está ciudad!. Pasear al atardecer junto al río, tomar un riquísimo zumo de mango y ver el movimiento de barcazas, es algo formidable, exótico e inolvidable.

Cascadas Kuang Si: A  29 Km. de Luang Prabang. Impresionantes cascadas de  color turquesa  que invitan a darse un buen baño, y ¡Nos lo damos!

–     –     –     –     –     –     –

Uno de nuestros objetivos aquí en Luang Prabang, es la de ver elefantes de los llamados para ecoturismo. Montar sobre su lomo sin silla, poder atravesar sobre él un río.¡Mmmmmm!  Buscamos información y encontramos el  “Elephant Village” , donde tienen elefantes de recuperación, sacados del maltrato, de acarrear pesadas cargas o de los circos. Por el momento tienen 15 elefantes, cuyos cuidadores y personal de campo son del pueblo cercano.

El suministro de alimentos para los elefantes da empleo a gente de las aldeas circundantes. Ello puede asegurar una economía local variada y todavía pueden utilizar los conocimientos de agricultura que siguen siendo tan vitales en Laos.

Es un negocio sostenible garantizador de que los elefantes que proceden  de la industria maderera, que están muy castigados, enfermos …etc  tendrán sus  cuidados, estarán  bien alimentados y atendidos por personal veterinario etc. Es una triste realidad que a día de hoy, sean utilizados para la carga de una gran parte de la industria maderera en el sudeste asiático. A pesar de que la prohibición de captura de elefantes salvajes para este fin está estrictamente prohibida, los días de ver manadas de elefantes libres en la selva están llegando a su fin, debido a los efectos combinados de la urbanización y la tala de árboles. El  daño que puede hacer una manada de elefantes se entiende sólo cuando ves  su tamaño y la cantidad de alimento que necesita cada paquidermo para alimentarse ( 200kg/día).

                                                                            El ecoturismo ha sido la solución ya que los elefantes están controlados, protegidos y cuidados. A la vez que todo ello da trabajo a las aldeas. Vimos otros dos lugares en los que montar en elefante eran con silla y entendemos que el camino hacia erradicar está costumbre, está en que los turistas escojamos la modalidad de montarlos sin la molesta silla para ellos, y acudir a las reservas en la que están bien cuidados. Creemos que empieza a haber bastante concienciación por parte de todos al respecto.  

Llegados al campamento santuario de elefantes nos muestran sus diversas instalaciones. Disfrutamos  de la experiencia de un paseo en elefante, montando individualmente en su cuello (al inicio nos cuesta mantener el equilibrio). Los 45 minutos, se nos hacen cortos. ¡Es una sensación tan especial ¡ Nos vemos muy altos, sentados en sus cuellos, apoyando las manos sobre su cabeza,  rodeados de selva, escuchando el sonido de sus pasos hundiéndose en el agua del rio, pisando hojas secas,  chapoteando agua…Por unos momentos conmasde70, somos niños grandes, ¡Somos Tarzán y Jane, viviendo algo  inolvidable.

Lo que es superdivertido y emocionante es bañar a tu elefante en el río Nam Khan. Una gran experiencia que te mantiene en estado de vigilancia constante, pues tanto puedes caerte al agua, recibir un trompazo o un chorrazo de agua, como hundirte con él en el río cuando a este le da por sumergirse por entero.

( Imposible guardar el equilibrio, frotar con el cepillo al elefante y disparar fotos con la funda estanca de la cámara. Conmasde70, no podemos hacer más de dos cosas a la vez…                                                                       Nos invitan a ver dos elefantes baby,  (macho y hembra).

  Es una gran iniciativa que existan estos llamados santuarios de elefantes como el Village Santuary  , ya que rescatan a los elefantes maltratados y les dan atención médica, cuidados y un hogar en el que vivir.

Nos ha gustado colaborar con nuestra asistencia. Somos conscientes que para poder mantenerse y continuar con el proyecto, necesitan del turismo responsable.

–     –     –     –     –

Madrugamos para ver la ceremonia de los monjes budistas que salen de Tak Bat con sus cuencos y descalzos, recorren las calles de Luang Prabang esperando la caridad. Ellos viven de lo que la gente les ofrece. Es un acto  de humildad por ambas partes, tanto de la del que da, como de la del que recibe.

A las 6 de la mañana, al alba, destacan sus túnicas de color naranja. Reina el silencio, las mujeres de rodillas sobre esteras, sentadas en el suelo o sobre banquetas, aguardan el paso de los monjes para darles sus ofrendas. Los hombres las entregan de pie.

Es un acto sencillo, ordenado, calmo, tranquilo que respira Paz. Nos ha gustado mucho más que el de la ceremonia de las ofrendas que vimos en Amarapura/Myanmar. Especialmente, por la naturalidad por ambas partes (del que ofrece y da y del que recibe). La postura de los monjes es de humildad, recogimiento y agradecimiento. Nadie habla, es una perfecta profesión silenciosa.                                                                       Al acabar la ceremonia, nos acercamos al mercado de día el “Morning food market” en la calle que lleva su mismo nombre, nos queda muy cerca. Es una curiosidad más de está bonita y pintoresca ciudad, de la que nos llevamos un grato recuerdo.

Continuará…

Galería de imágenes:

 

 

 

 

 

Continuará…                                                                                                                            Galería de imágenes:

 

Continuará…

Galeria de imágenes

6 thoughts on “Laos/Huay Xai/Rio Mekong/Luang Prabang-sudeste asiático

  1. Es un descubrir constante de aventuras,y gratificante a tope.
    Gracias por este magnifico video…y por todo.
    Hasta la proxima. Abrazos!!!!!!!

    1. Desde luego, a nosotros nos pasa lo mismo . Disfrutamos filmando y editando los vídeos ( es lo que gusta más)…Seguimos la ruta trazada, por ahora todo nos va saliendo como esperábamos. Un abrazo agradecido compañera de viaje virtual. Conmasde70

  2. Quina passada, tot es meravellos !!!
    M´ho estic passant pipa viatjant amb vosaltres, gracies per compartir-ho, espero que no em portis com record un elefant… sou uns “yayos” que sembleu adolescents, es un gust veure com disfruteu…!!! Molts molts ptns.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *