El Camino del Inca

Nos decidimos a realizar la «extenuante caminata», de cuatro días / tres noches por el Camino del Inca, con la idea de ver el Machu Picchu sin gente. La opción hotel cercana al recinto, a parte de costosa para nuestro bolsillo, quita la emoción de que puedas ser visitado por alguna llama en tu tienda de campaña. Conocíamos que el último día, los caminantes madrugaban para ver, ellos solos, el amanecer desde la mágica entrada del Inti Punko o Puerta del Sol. ¡Esto es lo que queríamos!

Conmasde70, nos disculpamos por la poca calidad de las imágenes ya que son recuperadas desde un VHS analógico de 2002.

En Cuzco, hacemos los trámites oportunos y acordamos encontrarnos con un guía y un porteador en el el puente Kusichaca sobre el río Urubamba.  El tren se detiene en el km 88 en Q’oriwayrachina, punto en el que los caminantes somos  distribuidos  en grupos o individualmente para empezar la travesía. Nosotros, según lo acordado, vamos solos, nos esperan 39’6 kms de duros ascensos y descensos.

Nos admira ver la fuerza y agilidad de los porteadores acarreando, comida y bebida, tiendas, mantas, utensilios de cocina y bombonas de butano.

La ruta consta de diversos, climas, altitudes y ecosistemas, que van desde la llanura andina hasta el bosque de nubes.

A lo largo de la ruta vamos maravillándonos de la diversa variedad de orquídeas y otras flores desconocidas para nosotros.

La primera noche acampamos en Wayllabamba después de ver los muy bien conservados acueductos Incas. Hemos caminado sin detenernos pero despacio para ir habituándonos a la altitud, tardando cuatro horas en cubrir 9 Km. ¡Hogar dulce hogar! Estamos reventados…

El segundo día subimos hasta 4,200 m s.n.m., cruzando el paso de Warmiwañusqa, el punto más alto del camino.

En total andamos durante ocho horas para recorrer los 7 kms de distancia. El guía nos da «coca» para evitar el «soroche» (o mal de las alturas). Llevamos un buen ritmo, aunque nos cansa mucho detenernos para tomar alguna foto o si comentamos algo mientras caminamos. Lo mejor es andar despacio, paso a paso y en silencio.

No paramos apenas,. Nos cuesta respirar y descendemos lo más rápido que podemos (que es despacísimo) al valle del río Pakaymayu , donde acampamos entre grupos de llamas salvajes.

El tercer día es muy interesante aunque es el más largo de los cuatro. Visitamos el impresionantes complejo de Runqurakay, a 3,800 m s.n.m. con construcciones en diferentes niveles muy bien conservadas. Toda la senda es empedrada y la vegetación muy tupida.

Los escalones de piedra son un rompe rodillas, no sabemos si es peor subirlos o bajarlos. Lo que más fatiga nuestras piernas son los descensos pronunciados después de un ascenso de acentuado desnivel, como el que lleva a Yanacocha.

Sin descansar subimos los continuados tramos de desiguales escalones hasta llegar a Sayaqmarka, un complejo prehispánico con calles estrechas, santuarios, patios, canales y un muro exterior de protección. Un lugar lleno de misterio y encanto. Antes de acampar cerca de las ruinas de Phuyupatamarca, las mejor conservadas por el momento, nos acercamos a visitar el complejo arqueológico de Wiñay Wayna.

Las vestigios de Wiñay Wayna se encuentran a 4’7 kms de Machu Pichu, tomaron este nombre debido a las orquídeas que florecen durante todo el año. Las ruinas nos parecen de una perfección arquitectónica insuperable.

Tienen cuatro sectores: el agrícola con muchas terrazas, el religioso, el de la fuente y el residencial donde se encuentran las casas.

Como que está prohibido acampar en Inti Punko, lo hacemos lo más cerca posible para no tener que caminar con demasiada oscuridad y llegar el 4º día un poco antes de la salida del sol, a Machu Picchu , aproximadamente a las 6 A.M. Un buen trecho lo hacemos con los frontales encendidos. A lo lejos vemos destellos de un grupo que se nos adelantó en el madrugar. La que será la última caminata es a través de la selva. Estamos emocionados y esperanzados en que al llegar a la Puerta del Sol, las nubes se disiparan para dejarnos ver la majestuosidad de la ciudad Sagrada de los Incas.

Quita la respiración ver como la bruma va desapareciendo con el calor del sol y la montaña mágica comienza a dibujarse ante nosotros…

Es un lugar de gran mística, situado al borde de un abismo en cuyo fondo corren las aguas del río Urubamba. Es un colosal y verdadero monumento a la divinidad.  La fuerza de la naturaleza y sus impresionantes bloques de piedra parecen transportarnos hacia un estado cósmico y universal. Nos vemos envueltos en una sensación que nos participa el esplendor de su tiempo. 

Podemos gozar durante tres horas de la quietud y la contemplación antes de que lleguen «los turistas» en bus desde aguas Calientes. ¡Vale la pena! ¡Verlo en solitario es algo magnífico!.

Es la máxima obra de la cultura Inca, con una bien merecida declaración de Patrimonio Cultural y Natural de la Humanidad por UNESCO en 1983.

Todavía es un misterio saber cómo transportaron los inmensos bloques de piedra granítica hasta la cima y construir, en el S.XV, la ciudadela en la que habitaron 10.000 personas.

Conmasde70 somos egoístas, nos gusta saborear lo monumental en silencio para que la comunicación sea recíproca y los siglos nos hablen a través de sus piedras, sin interrupciones.

El “ Intihuatana” el bloque religioso de piedra labrada, ubicado en un observatorio solar. 

Al fondo Huayna Picchu o montaña joven nos invita a su escalada para desde su cima tener otra visión y un panorama diferente.

Desde su cima vemos la zona religiosa principal con su Plaza Sagrada, el templo de las “Tres ventanas”, el “Templo Sagrado”, la “Mansión Sacerdotal”, y el “ Intihuatana” el bloque religioso de piedra labrada, que es un observatorio solar. Al noreste las residencias más espaciosas; al sureste la Torre o Torreón y las casas más humildes separadas por estrechas callejuelas; las terrazas o andenes para los cultivos con su complejo sistema de irrigación, y el cementerio.

Al regresar nos sentimos muy satisfechos del esfuerzo realizado, así como también conmovidos por habernos trasladado en el tiempo y haber podido conocer a través de las piedras una cultura de privilegiado conocimiento.

A día de hoy el camino ha cambiado sus normas. La masificación hace que se tenga que reservar su entrada, con al menos seis meses de antelación. Permiten 500 visitantes por día (¡qué locura!). escuchamos hablar sobre carpas comunitarias, comedores, baños químicos…etc Nosotros siempre decimos «cualquier tiempo pasado fue mejor» , con respecto a viajar desde luego ¡si! . En 2002, que fue cuando lo realizamos, era distinto; era poca la gente que se animaba, ni wc ni toilettes; lo mejor el reencuentro en la acampada con el guía y nuestro porteador-cocinero. Cuando llegábamos, ya tenía las tiendas montadas y la sopita caliente a punto. En fin, que a Conmasde70,¡No, no nos quiten lo bailado!. Somos verdaderamente afortunados por el tiempo que nos ha tocado vivir y damos gracias por ello constantemente.

Ahhh, nos olvidábamos de comentar que el tener el apoyo de un porteador, nos facilitó mucho la caminata pues en la mochila solamente llevábamos lo imprescindible: documentación, impermeable, gorro y guantes de lana, calcetines extra, polar, cantimplora y linterna. Y fuera lo puesto: pantalones de cremalleras, anorach, visera y los tan necesarios bastones, ( algo más de ropa y otros útiles en una mochila grande que nos llevaba el porteador).

Nuestro consejo: No dejes un viaje para mañana, si lo puedes hacer hoy…

Galeria de imágenes:

4 thoughts on “El Camino del Inca

  1. Realment ha de ser una experiència increible estar unes hores al Machu Picchu prácticament sols .
    Nosaltres teniem previst anar-hi fà uns 7 ó 8 anys però no va poder ser.
    Ens queda pendent, encara que com bé dius, en el tema de viatjar era millor uns anys enrera quan no estava tot tan massificat.
    Però el viatge sempre serà el viatge i en farem tants com podrem .
    Una abraçada.

    1. Machu Picchu sarà sempre increíble, per tant es de visita obligada. Els temps cambien i la gent te mes posibilitats de viatjar i tots tenim dret a veure les meravetlles del món. Ja explicareu la vostra experiencia. Una abraçada de Conmasde70

  2. Quina maravella, vosaltres sempre feu els viages espectaculars, a mi Perú es un dels països que conec que mes em va agradar, pero vosaltres tot ho feu especial, bueno espero que aquest mal son acabi i que pogueu seguir deleitar-nos amb la vostre manera de fer, gracies per ser-hi… Abraçades per tots dos

    1. Ho va estar una meravella! Varem voler visitar-ho sols i aixis va ser, durant tres hores, Machu Picchu va ser nostre! l’experiença de caminar per tot els indrets del recorregut va valdra la pena, ¡quines flors! quines voires…Va haber-hi moments que caminabem per dámunt els nuvols…Ara es molt masificat, ja no es el que era, com tantes coses…Ara toca estar a casa i ser civic. esperem que tot arrivi a bon port!
      Gracies pel teu comentari.
      Una abraçada de Conmasde70.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *