Disney/Paris con nietos, ¿Emoción o extenuación?

Nuestra estancia de 4 días y 4 noches conviviendo a “tutiplén” con nuestros nietos pequeños vale todo el cansancio que conlleva.

Disneyland Paris produce emoción y a la vez extenuación. No lo vamos a negar, es un viaje cansado para conmasde70 y para mellizos de 4 años, pero es super especial lleno de sentimientos, alegría y emociones quizás demasiado seguidas…pero compensa el vivirlas junto a ellos. Es cansado por la cantidad de atracciones, espectáculos y ¡COLAS! , sobre todo las colasssssssss…Como no queremos perdernos nada, es un no parar. La verdad valen la pena unos días de convivencia y recreo con los nietos. Sobre todo por verlos disfrutar tanto y asombrarse con todo. Creemos que a partir de los 4 hasta los 6 o 7 años, es la edad ideal para vivir el mundo de la magia y la imaginación. Están en plena edad de la inocencia, en la que creen ciegamente en el mundo de la ilusión.En Disney/Paris, cuatro días y cuatro noches, dan para mucho. Los niños no necesitan ver todo lo que el parque ofrece, por lo que nos lo tomamos con calma procurando combinar bien los horarios de los espectáculos con las colas de las atracciones. Ellos en las colas se lo pasan bien encaramándose cual micos por barandas, barreras y barandillas ¡No pueden estar quietos!  y nosotros hacemos la vista gorda, pero…¡Hasta un límite!

Lo peor es cuando ya casi estamos a punto de entrar, tras una cola de 45 minutos y uno tiene pipí, porque a esta edad el pipí es inminente!!! Suerte que siempre está el recurso del botellín de agua mineral, y que es fácil ponerse a un lado, sin disimulos, y en un “plis plas” hacer que lo haga dentro… Los niños lo tienen fácil y la abuela también. Al acabar te aseguras de cerrar bien el tapón e introduces sin disimulo y elegancia la botellita en la mochila,y ya entramos… ¡Viva el espectáculo! Para la ocasión “Mickey el mago”. Es maravilloso ver sus caras inocentes que creen en la magia y se asombran con todo, y oírles gritar… ¡Abuela, es polvo mágico de Campanilla!, o ¡Abuelo, hemos chocado con un meteorito! Cuando abrazan a Donald, los dos se hunden en su mullido plumaje emocionados. Y en la visita de encuentro con Mickey, se abalanzan para abrazarlo con tal ímpetu que casi le arrancan la nariz!!! Su guarda espaldas estuvo a punto de actuar, pero Mickey muy chistoso hizo ademán de rascársela, y no pasó nada… Fue un encuentro rápido en una especie de salita (con dos puertas, una de entrada y otra de salida) una familia detrás de otra…¡Como los churros! …Abrazos, saludos y fotos, después de haber hecho 40 minutos de cola.

Años atrás (hace 20) con nuestro nieto mayor a sus 5 años, te podías encontrar a los personajes Disney por cualquier esquina. Eran mucho más asequibles, era mucho más entrañable, verdaderamente te sentías  en un parque temático lleno de fantasía.

Incluso la parada o cabalgata de la tarde era mucho más rica en bailarines y carrozas, todos los personajes bailaban y desfilaban a lo largo de Main Street. Hoy, casi hay más guardaespaldas, guardias y vigilantes que bailarines y figurantes. 

El tiempo y la masificación han convertido el parque en un descarado negocio en el que todo tiene un precio elevado.Por los jardines hay carromatos, kioscos de helados, frutas y bebidas. Para poner un ejemplo: un solo plátano allí, cuesta igual que un kilo de plátanos aquí, un botellín de agua de 250 cc. es el equivalente a 6 botellas de litro. En fin una verdadera “USURA”.

Nos dió tiempo suficiente para visitar ” las 5 tierras del parque”, donde los cuentos cobran vida a través de las atracciones, espectáculos y desfiles. Nos subimos al tren que recorre todo el recinto y en el barco de palas del S.XIX, que navega a través del río Thunder Mesa en el lejano Oeste. Entramos tres veces en la cueva del dragón para conseguir no temerle. Volamos con Peter Pan hasta el País de Nunca Jamás. Nos tele-transportamos entre galaxias  en el espacio y en el tiempo, llegando a colisionar con un meteorito, y por dos noches, disfrutamos con los fuegos artificiales, cañones de luz y hologramas del Castillo de la Bella Durmiente. ¡Qué gran aguante tienen los niños! Solo un día uno de ellos nos dijo: ¡Abuelos, estoy cansado, no quiero cenar, solo quiero dormir…¡Angelito!

No hemos querido hospedarnos en un hotel  dentro del mismo Parque de Disney aún conociendo sus diferentes categorías y precios (es muchísimo más caro). Seguramente es más cómodo, pero creemos  que es bueno desconectar por unas horas, cenar fuera y dormir alejados de tanta fantasía bulliciosa, al fin y al cabo los niños siguen alucinados con lo que han visto durante el día y por lo menos unas horas en familia y sobre todo sin grandes estímulos les ayuda a calmar su excitación y poder dormir con mayor placidez.La verdad no esperábamos que estuviera tan lleno, por lo visto muchas familias han pensado lo mismo que nosotros,  llevar a los niños dos semanas antes de acabar el colegio. (12,13,14,15 y 16 de junio 2017)Los mellizos con cuatro años nos dejan boquiabiertos al descubrirnos sus preferencias. Solo quieren visitar y ver lo referente a “Galaxias” como dicen ellos.

Así que Star Wars, se lleva la palma, repitiendo dos veces y otras dos el espectáculo.

Cedemos al final comprándoles un par de espadas de laser, a las que ellos llaman también “Galaxia”, y vamos hasta el hotel (a una parada de tren) viendo como luchan entre ellos.

¡Como han cambiado los tiempos!… Incluso Disney ha tenido que ingeniarse nuevas atracciones con dibujos un tanto más galácticos que el vuelo de Peter Pan.

Ya no les llevamos a ver la zona de Alicia en el País de las Maravillas, ni el vuelo de Dumbo, al ver que disfrutan con los juegos interactivos, como los de disparar rayos desde una vagoneta y que nos piden volver a repetir la atracción…Otra parte que les encanta, es la de piratas del Caribe con su gran barco pirata y la casa de Robinson Crusoe.

Tenemos que hacer muchas colas para todo, para comer, para subir a las atracciones, para saludar a los personajes. ¡Esto es lo más agotador!Como el primer día ya vimos la Parada, a esa hora es un buen momento para acudir a las atracciones más solicitadas pues hay menos aglomeración. ¡Hay que ingeniárselas! Existe un Fastpass, para disminuir las colas. En según que atracciones, en el exterior hay unas máquinas en las que introduciendo la entrada del parque te devuelven un fastpass o pase rápido para la atracción en cuestión, en el que se anota a qué hora debes volver a la misma y acceder sin esperar la cola general. Suele haber también un poquito de cola, pero quizás 5 o10 minutos frente a los 50 o 60 que puede haber en la general.La comida no es maravillosa. Casi todos los restaurantes ofrecen menús rápidos: pizza, patatas, hamburguesas y bocadillos. El primer día comemos, pero viendo se trata de fast food a precio de oro, el resto compramos bocadillos en una “boulangerie” cercana a nuestro hotel de Val d,Europe (a una parada de tren ) y las cenas fuera del parque, en un restaurante que sirven verduras al vapor, pescado y fruta.Lo importante es ver lo felices que son los niños, lo bien que lo pasamos juntos y sentirnos afortunados por los días en los que solo han sido “nuestros”, y claro está, por poder llevarlos a un parque temático tan especial.

Resumiendo “Conmasde70” disfrutamos muchísimo de este viaje por el mundo de  la magia Disney, como imaginamos les ocurre a todos los abuelos que llevan a sus nietos a pasar unos días “inolvidables” al gran mundo de la ilusión.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          Conmasde70

Galeria de imágenes 

6 thoughts on “Disney/Paris con nietos, ¿Emoción o extenuación?

  1. Precioso .poder disfrutar de los peques y que tu Isabel lo puedas plasmar .queridos viajeros sois increibles adelante besos viajeros

  2. Si ja m’imagino els dies maravellosos que haureu passat amb els.nets, nosaltres ho varem fer amb la Berta fa 11’anys i tenim un record mol bonic. Tens raò aqui dintre tot es carissim pero ja se sap.es el que hi ha, bueno una cosa mes per guardar dintre dels calaixets.de la vida. I cosa bona. Petons

  3. Lo mejor de vuetra experiencia…compartirla con los nietos! Eso si que es fantastico!
    A mi personalmente no me gustó nada Eurodisney…me pareció un parque pequeño, caro y un pelín cursi.
    Otro dia les podeis llevar a Legoland, ese si que es maravilloso!
    Un abrazo enorme!

    1. Desde luego lo mejor es vivir momentos de ilusión con ellos. Sobre el parque cada cual tiene su apreciación, la que importa es la que tienen y sienten los niños. Conocemos Legoland de Dinamarca (es otro tema, estuvimos con nuestros hijos), ahí es bueno llevarles cuando ya saben utilizar y construir con lego. Para nosotros la palma de los parques temáticos se los lleva USA y de calle DisneyWorld Orlando, con EPCOT y ANIMAL KINGDOM. Otro abrazo enorme para tí, y gracias por tu comentario. Conmasde70

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *