Aklan/Filipinas-sudeste-asiático 2

Llegamos puntuales a Kalibo. procedentes de Manila. Sobrevolar las islas del Mar de Sibuyán ha sido una gran lección de geografía. No hemos podido resistirnos a hacer algunas fotos. ¡Cuan bello es el mundo visto desde el cielo!Antes del aterrizaje en la isla de Aklan, sobrevolamos unos extensos y frondosos bosques de palmeras y arbustos, limitados por brazos de serpenteantes ríos. En el mismo aeropuerto, en el “baggage claim”, nos recibe una fanfarria tamborilera. De pronto respiramos el aire de fiesta del “Anti Atihan” festival en honor al Sr.Santo Niño.¡Qué divertido esperar nuestras mochilas con el sonido estridente de los tambores ! Los pies siguen el ritmo, parece que van solos…(risas y fotos entre el pasaje)Durante diez dias, la ciudad se viste de una fiesta singular que es capaz de aunar lo religioso y lo pagano, incluso, entremezclando matices de ambos.
Celebraciones religiosas que aglutinan multitudes en la plaza de la catedral, con la bendición de figuras de tamaño diverso representando al Santo Niño. Durante la fiesta, se entremezclan los desfiles y bailes de «tribus varias» con las profesiones cristianas. Los que imitan a lo indígenas, van acompañados de grupos de percusionistas que no cesan de tocar los distintos tambores y xilofones. Los participantes son numerosos. Destacamos la calidad de los disfraces, la mayoría realizados artesanalmente con sencillos materiales.La eclosión de la fiesta es una simbiosis de ambos conceptos ….El pagano, con las tribus y el cristiano con el Santo Niño que se entremezclan en un espectaculo único y multitudinario. Es muy especial ver a  cada “tribu” con su Santo Niño, vestido y engalanado. Se encuentran por las calles, tenderetes con toda clase de vestiditos, y adornos para las figuras del Santo Niño.Del aeropuerto hacia el centro se respira una gran atmósfera de fiesta. Gente disfrazada, música, guirnaldas, banderines…etcUna fiesta muy alegre habrá sido la de anoche, aún vemos gente que con seguridad no se ha acostado, sus caras les delatan…El municipio es conocido principalmente por celebrar el festival de Ati-Atihan  y por el bosque de manglares Bakhawan Eco-Park. ¡Yupi! las dos cosas son super interesantes.Empezamos por contratar un moto-ciclo para que nos lleve al Bakhawan park. Sabemos, que tiene un sendero  de bambú de 1,3 Km, por el que caminar hasta llegar a la parte más densa del manglar y que durante el recorrido oiremos mucha variedad de trinos y gorjeos, pues es hábitat de gran variedad de aves. Una de las diversiones deportivas del parque, es alquilar un kayak o navegar en balsa de bambú (con remero).Los manglares sirven como barrera para las costas, ya que cuando hay tormentas reciben enormes marejadas.También, como defensa ante el aumento del nivel del mar debido al Calentamiento Global. Son un ecosistema de gran concentración de fauna y flora. Filipinas, alberga un tercio de los manglares, arrecifes de coral y hierbas marinas del mundo.                                                                          Nosotros, sufrimos la primera decepción del viaje. Tan bien equipados, gorro, sandalias, bastones, repelente de insectos, barritas energéticas…¡Y está cerrado! En la entrada reza un letrero bien visible: Cerrado temporalmente/en restauración. Así que nuestro gozo en un pozo. Si tenéis intención de visitar la isla, enteraros antes de su apertura. (Son los gajes de viajar por libre).    Merodeamos por la zona pisando arena que pronto la marea cubrirá. Hay sencillas cabañas con aparejos de pesca y algunas barcas. El muchacho nos hace señas de regresar al motociclo. Ha empezado a chispear y volvemos al hotel. A la llegada cae un gran tormentón y nos decimos: ¡Qué gran suerte no estar por la plataforma de bambú del manglar, sin protección alguna, como dos gatos mojados! Y como somos muy fáciles de conformar, ¡Hasta nos alegramos!

Hoy es el último día del Ati-Atihan Festival (tercer domingo de enero).Hay muchísima animación. Nos sentimos como niños curioseando todas las calles del circuito. (Cerradas, convertidas en peatonales y con bastante vigilancia policial) Grupos ataviados con trajes de las diferentes “tribus” están compitiendo entre si para ganar el mejor premio. ¡Los hay verdaderamente espectaculares! ¡No cabe ni una aguja! Ciertamente es muy colorista. No paramos de tomar fotos. Nos sentimos partícipes de esta tradicional fiesta y nos alegramos de estar en medio del alboroto. Todo respira mucha alegría. Es muy familiar y a la vez muy profesional!. Los desfiles son impresionantes, el vestuario de los danzarines algo espectacular  y la participación masiva grandiosa.La fiesta en la calle dura una semana completa, celebrándola de sol a sol. Se festejan con mayor esplendor los tres últimos días en honor al “Señor Santo Niño”.¡Viva el Señor Santo Niño! ¡VIVA!, exclamación que se oye por las calles y se lee en rótulos y pancartas.¡Que gran resistencia la de algún@s! Nosotros estamos como embriagados de tanto calor, color y fiesta. Se palpa la influencia de la colonización española, pues mezclan completamente la parte religiosa del catolicismo con los festejos, danzas y rituales indígenas. Los  disfraces son la mayoría de ellos confeccionados con materiales reciclados. La verdad es que vale más el ingenio que el gasto excesivo.En la madrugada (4:00 AM), después del madrugón, nos sorprende ver la procesión de cientos de personas llevando velas, antorchas e imágenes del Santo Niño. Al que veneran como la manifestación de Cristo como niño. Con seguridad la imagen más venerada entre los católicos aquí en Filipinas. Nos conmueve ver la gran fe y el recogimiento con el que las personas sustentan las diferentes imágenes en sus brazos. La presencia del Santo Niño en Filipinas empezó en 1521 con la llegada del explorador Fernando de Magallanes. Es una gran fiesta donde se mezcla lo religioso y lo pagano con armonía y respeto. Diríamos que es ¡Un evento único!Durante el “Ati -Atihan Festival”, la ciudad se viste de una fiesta singular que es capaz de aunar la religiosidad y el paganismo, incluso, fundiendo matices de ambos. Las celebraciones religiosas aglutinan multitudes en la catedral y en la plaza con las bendiciones de figuras de tamaño diverso representativas del Santo Niño, que a su vez, se entremezclan con desfiles procesionarios de «tribus varias», más o menos numerosas en número, y con esa gran originalidad en los disfraces realizados de manera artesanal con sencillos materiales. Todo ello,  acompañado de fanfarrias, con la participación y el seguimiento alegre del público asistente a la rúa.

.     Nosotros, #conmasde70, hemos vivido tres días de fiesta, sana, divertida, alegre, comunicativa, donde las familias han participado con sus hijos, los amigos en grupo y lo sorprendente ha sido no coincidir apenas con turistas occidentales…¿Estarán todos en la isla de Borocay?                                                      Recuperados de la fiesta, contratamos un taxi para todo el día (50€) al cambio. Aquí en Kalibo (nos da la sensación, de no estar  habituados al turismo ya que no hemos encontrado ni bicicletas ni motos en alquiler). Queremos ver manglares y hacemos una ruta marcando en el mapa: Tangalan, Ibajay, Navas y Buruanga (ida y vuelta 160Km. La naturaleza es la atraccion por excelencia de la isla de AKLAN. Cascadas, manantiales, cuevas y manglares junto al verdor de los arrozales y las palmeras. Son características del trayecto que transcurre por carreteras poco señalizadas pero bien mantenidas, que distan desde Kalibo hasta Katiclan muy cerca de la conocida isla de Borocay. Comenzamos la primera parada para ver lasJawili Falls”, ¡Suerte de disponer de los bastones! El terreno es muy resbaladizo y andamos por tres de sus niveles. Afga Wave Rock, las formaciones rocosas únicas que ha esculpido el embate de las olas y la erosión en la playa de TangalanEn Ibahay, recorremos en “Katunggan Mangrove” el kilómetro y medio de pasarelas sobre el manglar que en el momento està en marea baja. Interesante y peligroso. Hay que mirar bien donde se pisa, muchos tramos tienen los tablones comidos por las termítas, y se rompen al paso.Incluso encontramos una parte en la que no podemos continuar por estar totalmente destruída.                                                                                               En Nabas, visitamos solos con el guía del lugar la cueva de  Basang Cave   “abierta al público”. Un muchacho tras venderte el ticket te acompaña con una linterna, y abriendo una reja de acceso te va indicando el camino que es por entero resbaladizo. Sin barandillas, ni camino firme ni luz. Una cueva muy profunda con galerías muy grandes e inmensas, ricas en estalactitas y pocas estalagmitas. Algunas con grafittis (una pena). Con dos piscinas naturales en las que gotea agua constantemente. Vemos un par de murciélagos iluminados por el haz de luz de la linterna. Imposible conocer su altura y longitud (nadie del lugar tiene información al respecto, lo cual nos extraña sobremanera, ya que es de proporciones importantes. Eso denota que cuentan con pocos turistas que la visiten.Estamos cansados de la subida a los tres niveles de las cataratas, de tanto andar por las pasarelas del manglar a 29°, de caminar sobre las rocas durante la marea baja en Afga Wave Rock, de deambular a tientas y resbalando en la gran cueva Basang…¡Un baño en las terapéuticas aguas de Laserna Cold Springs nos sienta de maravilla. El agua del manantial que aquí encuentran fría no lo es tanto (23°). Desistimos en continuar hasta Buruanga ya que hemos podido visitar otro manglar más cercano.

La isla de Boracay estaba en nuestro itinerario hasta llegar cerca de ella. Por las ofertas que vemos, los folletos anunciando playas paradisíacas, gastronomía, paseos en bangka, parasailing, jet ski,etc…pensamos estará muy masificada, visitada, y “full of tourist people”. La belleza prometida de la “legendaria” White Beach, no nos compensaría en absoluto al encontrar un lugar tan concurrido. Descartamos el plan y nos vamos a buscar un lugar a nuestra medida con mucha más tranquilidad. (Hay la posibilidad, entre los meses de diciembre a mayo de encontrar la floración de algas en su costa oeste y convertir sus playas en algo desagradable para el baño). ¡ No queremos correr riesgos!, nos vamos rumbo a otras latitudes…

Salimos en avión hacia Caminguin en la Bisayas Orientales

Continuará…

Galería de imágenes:

 

6 thoughts on “Aklan/Filipinas-sudeste-asiático 2

  1. Molt exotic, aquesta part del viatge, son llocs poc coneguts per nosaltres, per qual cosa ho fa molt molt.interessant. Estic apranent geografia de llocs inimaginables. Les fotos maravellosas de uns carnavals que ni sabia que existian. Felicitats per triar viatges tant interessants…. i seguint . Petons 💋

    1. El festival ha estat magnífic. Els filipins son excepcionalment amables. Ja saps que ens agrada buscar llocs de natura principalment. El millor de tot es el poder fer les coses sense preses. Ara matéix soc a l,avió aprofitant que porta un retard i escribinte. Petons de #conmasde70

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *